El presidente Donald Trump y la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, están por dejar pasar el periodo ideal para presentar al Congreso estadounidense el Statement of Administrative Action (SSA), con el que se inicia el proceso de votación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), de acuerdo con la consultoría Iqom.

Este requisito inicial debería de cumplirse preferentemente en mayo, para que el proceso de ratificación no se empalme con las elecciones presidenciales del 2020 en Estados Unidos.

El T-MEC fue pactado bajo la Autoridad de Promoción Comercial (TPA, por su sigla en inglés), conocida como fast track (vía rápida), la cual es otorgada por el Congreso estadounidense al Ejecutivo para llevar a cabo negociaciones comerciales, y presentar los acuerdos firmados al Legislativo, para que éste los ratifique o desapruebe, sin modificar su contenido.

En general, bajo TPA, el Congreso ha requerido que el presidente notifique al Congreso y consulte con el Congreso y con las partes interesadas del sector privado antes, durante y al finalizar las negociaciones de un determinado acuerdo comercial, ya sea para un nuevo acuerdo o para cambios a un acuerdo existente.

La TPA vigente estableció requisitos adicionales para consultas durante la implementación de los acuerdos aprobados por el Congreso. Después de firmar el acuerdo, el presidente presenta un proyecto de ley de implementación al Congreso, junto con el texto del acuerdo comercial y una declaración de las medidas administrativas necesarias para implementarlo.

Si el SSA se llevara a cabo en mayo, podría consecuentemente presentarse al Congreso el acuerdo para la aprobación (Implementing Bill) 30 días después del SSA, lo que ocurriría en el verano. Así, el plazo óptimo para la aprobación en el Congreso sería en agosto del 2019.

De lo contrario, el plazo máximo para la aprobación por el Congreso sería 90 días después de la presentación del Implementing Bill, lo que alargaría este proceso hasta la primavera del 2020.

Este último periodo ya no sería el más adecuado, debido a que las elecciones presidenciales del 2020 se celebrarán el martes 3 de noviembre del 2020.

En Estados Unidos, no hay una fecha límite para que el presidente presente un proyecto de ley de implementación al Congreso.

Si Estados Unidos firma un acuerdo comercial dentro de un periodo durante el cual la TPA es provista, el presidente puede presentar el proyecto de ley de implementación al Congreso un día en el que tanto la Cámara de Representantes como el Senado estén en sesión, independientemente de si la TPA venció antes de esa fecha.

En la práctica, la presentación del proyecto de ley de implementación generalmente se coordina con los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado.

Da Canadá el primer paso

El gobierno canadiense presentó formalmente el miércoles al Parlamento un proyecto de ley para ratificar el nuevo acuerdo de comercio de América del Norte, menos de 24 horas antes de la llegada al país del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

El primer ministro Justin Trudeau presentó el proyecto de ley a la Cámara de los Comunes.

La ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland, dijo que Canadá continuará con sus planes de ratificación, en conjunto con Estados Unidos.

incertidumbre mina apetito inversor

La guerra comercial ya impactó en todos los países: CCI

La guerra comercial que estalló entre Estados Unidos y China ya impactó en las economías de todos los países del mundo, afirmó Arancha González, directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (CCI), dependiente de la Organización de las Naciones Unidas.

Destacó que este conflicto entre las dos grandes potencias económicas está propiciando un impacto real sobre la economía de todas las naciones de cuatro maneras diferentes: la incertidumbre ha llevado a la baja a las inversiones productivas, el comercio internacional ha avanzado menos, el crecimiento económico de los países ha sido menor y los precios de las mercancías han aumentado para los consumidores.

“El origen es la incertidumbre y afecta a todos los países, porque todos están integrados a la economía mundial”, comentó en una conferencia de prensa en la Ciudad de México.

Su perspectiva va en línea con las últimas Perspectivas Económicas de la OCDE, según las cuales el crecimiento global se desaceleró drásticamente a fines del 2018 y ahora se está estabilizando en un nivel moderado. De acuerdo con esta Organización, los crecientes conflictos comerciales y las peligrosas vulnerabilidades financieras amenazan con un nuevo debilitamiento de la actividad económica al socavar la inversión y la confianza en todo el mundo.

La OCDE prevé que la economía global logre un crecimiento moderado pero frágil en los dos próximos años. Las vulnerabilidades se derivan de las tensiones comerciales, la elevada incertidumbre política, los riesgos de los mercados financieros y la desaceleración en China, todos ellos factores que podrían frenar todavía más un crecimiento mundial fuerte y sostenible a mediano plazo.

Así, estima que la economía mundial crecerá 3.2% en 2019 y 3.4% hacia el 2020.

En ese contexto, González consideró que la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se traduciría en una estabilización para la región de América del Norte.

[email protected]