Fundación Gigante y la Asociación Rugby French Flair se aliaron para hacer mayor difusión al rugby, con el objetivo de proporcionar a los jóvenes de zonas desfavorecidas en México (donde el deporte originario de Inglaterra no está desarrollado) el conocimiento de este juego cuyas virtudes son universalmente reconocidas, entre ellas están: el respeto por los demás, el sabor del esfuerzo, el espíritu de equipo, la solidaridad, el compromiso, la generosidad y la amistad y hermandad generadas por la militancia común.

La alianza fue anunciada y sustentada debido a que todas las nociones del juego pueden contribuir a la reconstrucción de los niños en situaciones críticas producto del conflicto ?interno o externo, hacia la delincuencia, los huérfanos, refugiados, o simplemente para evitar ciertos abusos relacionados, en particular, a una gran pobreza.

Para este gran proyecto, fueron elegidas dos escuelas, una en la delegación Iztapalapa, y otra en Ixtapan de la Sal, Estado de México, para inculcar los valores del deporte en la formación de niños de dichos centros educativos, destacaron Jean-Baptiste Ozanne, Philippe Veiger, Florent Houssais, Yan Debigue y Fionas N’tamak, en la terraza Au Pied De Cochon del hotel Presidente Intercontinental en Polanco, donde se celebró una cena con costo de 10,000 pesos la mesa para 10 personas con el fin de recaudar fondos.

A decir de Julien Debarle, director de operaciones de Grupo Presidente, se recaudó un total de 500,000 pesos, entre las entradas de los participantes y los objetos subastados por exjugadores franceses de rugby; el monto será entregado a la Fundación Gigante, que se encargará de administrar los fondos.

La elección de los centros educativos se hizo a través del apoyo y conocimiento de la Fundación Gigante, con la finalidad de inculcar los valores del rugby a los estudiantes vulnerables para evitar que caigan en las garras de la delincuencia.

Los franceses expusieron que su labor es una responsabilidad social en México y no una actividad para difundir este deporte en el país; agregaron que los valores del rugby incluyen el respeto al árbitro, al contrario, al entrenador y a uno mismo, así como ser solidarios para un mejor juego de equipo. Rugby French Flair tiene la experiencia de haber estado en Colombia con la formación del equipo Colombianitos, donde, al igual que será en México, dejarán todo el material deportivo con el cual han llegado.

En esta ocasión, los más de 30 jugadores de rugby aprovecharon su estancia en México para visitar escuelas, clubes y asociaciones para mostrarles el deporte, además tratan de levantar fondos mediante cenas y subastas para financiar estos proyectos.

Rugby French Flair tiene más de 200 miembros; casi 50 exjugadores han aceptado ser parte de la aventura, y tres de ellos, los vicepresidentes, Emile N’Tamack, Yann Delaigue y Erik Bonneval.

Después de este periodo de la vida en la que el rugby ha contribuido mucho a ellos, ahora quieren utilizar su fama y reconocimiento para tratar de mejorar la situación de estos niños que utilizan el rugby como un vehículo de superación.

[email protected]