Londres.- La marca británica de coches de lujo Rolls-Royce, propiedad de la alemana BMW, anunció el jueves que en 2013 vendió 3,630 ejemplares, batiendo por cuarto año consecutivo su récord de ventas gracias a la demanda de países emergentes.

La legendaria marca, cuyos autos no bajan de los 200,000 euros (272,000 dólares), vendió 55 autos más que en 2012 (3,575).

"Esta es una extraordinaria historia de éxito de la industria británica nacida del compromiso de ofrecer sólo los mejores bienes de superlujo. Me complace particularmente informar que este resultado se basa en una estampa equilibrada de ventas mundiales, con un éxito continuo en los mercados emergentes", dijo en un comunicado Torsten Muller-Otvos, director de Rolls-Royce Motor Cars.

Las ventas fueron particularmente buenas en Medio Oriente y China, que es el primer mercado para Rolls-Royce seguido de Estados Unidos.

Los coches de la marca creada en 1906 por Henry Royce y Charles Rolls se venden en 40 países.

mac