A poco más de tres meses del inicio de operaciones, Altán Redes consorcio que opera la Red Compartida ha firmado contratos que rebasan 100% de sus expectativas para la primera mitad del año.

También se asume como una ventana de oportunidad para impulsar el mercado de operadores móviles virtuales que en México apenas superan 1% de participación en el mercado y a pesar de que el consorcio consideró que no era “su momento” para participar en la licitación de la banda de 2.5 GHz, ideal para servicios móviles, no descarta hacerlo en futuros procesos.

Eugenio Galdón, vicepresidente ejecutivo de Altán Redes, dijo a El Economista: “Tenemos no en conversaciones o posibilidades o acuerdos comerciales, sino en contratos firmados que están en proceso para ser notificados al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que superan nuestras previsiones en el número de clientes y también en cuanto a la calidad de los mismos que perseguíamos”.

“Son contratos muy importantes y hemos cumplido 100% de las previsiones no sólo por el número de clientes sino por la calidad”, mencionó.

Sin embargo, declinó especificar el número de contratos o decir de quiénes se trata.

Explicó que llegar a un hito de cobertura es una satisfacción efímera porque al día siguiente surge la necesidad de seguir desplegando la red. “La respuesta inicial ha sido excelente; no podemos dar información, pues afectaría la política comercial, pero vamos muy bien”.

De acuerdo con Altán, la cobertura lograda en el primer hito alcanza a 36 millones de mexicanos en 11 ciudades del país, de los cuales 5.6 millones viven en localidades de menos de 10,000 habitantes.

Galdón enfatizó que “el contrato es casi lo de menos sino lo que sigue. Debemos ofrecer eficacia, acompañar a nuestros clientes para que sus propuestas sean éxitos rotundos con ventajas al usuario final”.

El diferenciador, consideró, es que se trata de una red neutral, que no tiene conflicto de interés de ninguna clase con los clientes y “su éxito siempre será el nuestro”.

Comentó que, como operador mayorista, Altán debe hacer posible que las ofertas que están en el mercado puedan ser replicadas y permitir que sus clientes puedan fabricar propuestas de producto que se puedan vender a precios competitivos, dejando a ellos un margen razonable de operación que les permitirá cubrir costos y tener un beneficio. “Hemos analizado más de 250 ofertas de movilidad y más de 20 de internet fijo. Estamos creando oportunidades de mercado”.

Respecto a cuánto tiempo le podría llevar al consorcio tener un retorno de inversión, calculada en aproximadamente 7,000 millones de dólares, o ver la viabilidad financiera de la red, Eugenio Galdón dijo que “pasarán varios años para ello”.

Explicó que se trata de un proyecto de largo plazo de infraestructura, el cual siempre es rentable justo a eso: a largo plazo. “Pasarán años para que nuestra inversión sea rentable. estamos en la fase en la que no hemos llegado a construir la mitad de la cobertura comprometida, una vez que consigues cierto flujo de operación, los flujos de caja son muy altos; en una primera fase es un proyecto de flujo de caja negativo, mientras se está haciendo todo el despliegue, pero en cuanto empiece a haber clientes el flujo de caja será alto”.

2.5 GHZ no por ahora

A pesar de que Altán Redes presentó ante el IFT Manifestación de Interés para la licitación de la banda de 2.5 GHz, al final decidió no participar. Al respecto, Eugenio Galdón comentó que “fue una cuestión de valoración. No era nuestro tiempo y teníamos prioridades más claras”.

“Nos hubiera venido mejor que el concurso no fuera en ese momento, sino más tarde, pero aún estamos lejos de los niveles de saturación que nos haría imprescindible la disposición de una frecuencia de capacidad. Quedan otros espectros disponibles, no sabemos si asignarán todo el espectro de 2.5 GHz en esta licitación, pero en el futuro podríamos evaluar nuevos procesos”, dijo.

Reconoció que los derechos siempre pueden ser más bajos: “no hay ninguna empresa que no diga que en comparación con los niveles de derechos de otros países acá estén más altos”.

cjescalona@eleconomista.com.mx