Aunque los secretarios de Economía y del Trabajo, Ildefonso Guajardo y Alfonso Navarrete Prida, han calificado el aumento salarial como un tema de política interna, el presidente Enrique Peña Nieto reconoció que éste es una exigencia de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“La negociación con Estados Unidos y Canadá deberá proveer mejores salarios y una mayor calidad de vida para los trabajadores en México. En el capítulo laboral del TLCAN hay dos propuestas presentadas por EU y Canadá, y ambas están enfocadas en el fortalecimiento de los derechos labores”, refirió el presidente Peña Nieto en sus respuestas a la Cámara de Diputados como parte de las preguntas parlamentarias que le formularon los legisladores del PRI.

Mientras que el secretario Ildefonso Guajardo ha señalado que la mejora del salario mínimo es un tema de política interna, el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, ha señalado que el aumento salarial en diciembre pasado de 80.4 a 88.3 pesos no forma parte de la renegociación.

A finales de septiembre, Guajardo explicó que en ninguna de las propuestas sobre el capítulo laboral presentadas por Estados Unidos, México o Canadá está la disposición de subir los salarios en forma directa, sino el fortalecimiento de los derechos laborales y la posibilidad de levantar páneles de resolución de controversias para su cumplimiento.

“En las propuestas que están hoy en la mesa, no estamos discutiendo si se establecerán procesos de targets (objetivos) y de salarios y ese tipo de cuestiones son derechos laborales”, dijo.

En espera de que en enero, febrero y marzo se lleven a cabo otras tres rondas el presidente Peña Nieto explicó a los diputados federales los 10 ejes que componen los objetivos de México en el diálogo trilateral, aunque algunos de ellos son especialmente negociados con Estados Unidos.

Añadió que también es prioridad de nuestro país asegurar el libre flujo de remesas de mexicanos en EU; preservar el libre comercio; inclusión de nuevos sectores como el de telecomunicaciones, energía y comercio electrónico; proteger nuevas y mejores inversiones hacia nuestro país, y trabajar por una frontera que no divida y apueste, no por los muros, sino por puentes de tránsito ordenado tanto de personas como de mercancías.

El titular del Ejecutivo federal dijo que el equipo negociador de México tiene instrucciones precisas de su parte, “de participar en este proceso con seriedad, buena fe y ánimo constructivo, poniendo el interés de México por delante en busca de un acuerdo ganar-ganar-ganar”.

jmonroy@eleconomista.com.mx