Si Mitsubishi se uniera a la Alianza Renault-Nissan, la marca aportaría cerca de 1.7 millones de vehículos para sumar más de 10 millones de unidades vendidas a nivel mundial, cifra que colocaría al grupo automotriz como líder, al igualar o superar a Toyota, que hoy encabeza la comercialización global.

Carlos Ghosn, Ceo de la Alianza Renault-Nissan, destacó que el resultado en ventas al contabilizar Mitsubishi sería de más de 10 millones de vehículos una cifra basada en una predicción para este año , con lo que se lograría un impacto importante en la industria automotriz.

Recientemente, la alianza adquirió 34% de las acciones de la japonesa, pero Ghosn durante un discurso en la Escuela Superior de las Ciencias Económicas y Comerciales en Francia dejó entrever que se concretaría la adquisición total de Mitsubishi para que sea parte esencial de las acciones de investigación y desarrollo del grupo franco-japonés.

De acuerdo con cifras globales, Toyota encabezó las ventas de autos en el mundo con más 10 millones de unidades, seguido por Volkswagen, con 9.93 millones; GM, con 9.8 millones; Renault-Nissan, con 8.53 millones autos; Hyundai-Kia, con 7.88 millones y 6.74 millones de Ford.

Las armadoras deben producir sus vehículos, en la medida de lo posible, muy cerca de sus mercados. Actualmente, la globalización facilita este hecho; cerca de 96% de los vehículos vendidos en países como China o India son producidos en estas naciones , comentó Ghosn.

El CEO de la armadora destacó que la globalización trae consigo una apertura de mercados y cultura, pero también implica que las empresas sean exigentes consigo mismas, porque las nuevas oportunidades conllevan el reto de la competencia y la conquista de otros mercados.

Ante el cuestionamiento sobre el multiculturalismo y su fortaleza para la alianza, el empresario respondió que aunque inicialmente esto represente una inversión de tiempo y esfuerzo, al final el resultado tiene mucho más impacto, porque las soluciones alcanzadas son de mayor calidad, producto de dos culturas juntas.

lgonzalez@eleconomista.com.mx