La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) aseguró que de ser aprobadas las reformas laboral y de transparencia gubernamental, México avanzaría entre 10 y 15 posiciones en materia de competitividad a nivel mundial.

En el documento semanal Señal Coparmex , el presidente del organismo, Alberto Espinosa, refirió que el país ocupa el lugar 113 en prácticas de contratación y despido y el 121 en participación de la mujer en el mercado laboral formal.

Mencionó que al mes de agosto pasado había casi 16 millones de empleos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para un universo de 50 millones de personas que desempeñan algún trabajo remunerado.

En este contexto, anotó, los más afectados por un mercado laboral rígido son los jóvenes, mujeres y discapacitados, quienes difícilmente reciben oportunidades de empleo y desarrollo profesional.

Expuso que mientras la tasa de desempleo general en México es de 4.85%, la tasa entre los jóvenes es de 9.25 por ciento.

Si queremos más empleos, se necesita que las empresas formales crezcan y se multipliquen. Tenemos que propiciar las condiciones necesarias para lograr un auge del emprendimiento y la inversión , planteó.

El dirigente patronal dijo que con las casi 500 iniciativas de reforma laboral que se han presentado en los últimos 15 años, lo que queda claro es que hay un consenso en la necesidad de un cambio de legislación, toda vez que la actual es de 1970.

En ese sentido, afirmó que tanto la iniciativa de reforma laboral como la de transparencia gubernamental pueden impulsar una mejora sustancial en la competitividad, precisamente porque atienden las necesidades más apremiantes en las materias.

Con la aprobación de estas reformas, en un escenario conservador, estaríamos en posibilidad de subir entre 10 y 15 posiciones en el índice de competitividad a nivel global, sostuvo.

Alberto Espinosa comentó que en la iniciativa de reforma laboral se proponen 51 puntos concretos con un impacto potencial positivo para los trabajadores como periodos de prueba y contratos de capacitación inicial y para el trabajo de temporada, lo que permitiría -apuntó- mayores oportunidades de trabajo para personas sin experiencia laboral.

Subrayó que con la prohibición de la discriminación por cuestiones de género, actos de hostigamiento o acoso sexual, la exigencia de certificados médicos de ingravidez para el ingreso, permanencia y ascenso en el empleo se evitan desigualdades en el campo laboral.

Dichas reformas privilegian además la productividad de los trabajadores en lugar de la antigüedad, como el principal criterio para acceder a plazas vacantes definitivas o provisionales, anotó.

Con las reformas, añadió el dirigente de la Coparmex, se obliga a los patrones a afiliar el centro de trabajo al Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Infonacot) y a incrementar el monto de indemnización por muerte del empleado.

La Coparmex seguirá trabajando con los distintos sectores sociales, escuchando y presentando argumentos, para que las reformas que México necesita se materialicen lo antes posible en políticas públicas y leyes que beneficien a todos los mexicanos, puntualizó.

RDS