La correcta implementación de la reforma energética agregará a la economía del país 1 billón de dólares —1 millón de millones— al 2040, que equivaldría a 4% del Producto Interno Bruto (PIB) en ese año, de acuerdo con la “Agenda 2040: transformando a México”, elaborada por la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi).

“Debemos mantener el rumbo y el ritmo con una instrumentación apropiada de la reforma energética, esto permitirá no sólo resolver los retos que hemos heredado del modelo anterior, sino, sobre todo, nos ayudará a agregar 1 billón de dólares a nuestra economía en el 2040”, depende de que la regulación y operación sectorial siga cuatro principios: constancia, competencia, transparencia y apuesta por el conocimiento”, indicó el presidente de la Amexhi, Alberto de la Fuente.

En el marco de la presentación de la “Agenda 2040: transformando a México”, mencionó que de los yacimientos que hoy están activos disminuirán su producción 80%, por lo que la entrada en acción de la apertura energética es la mejor herramienta para revertir la tendencia. El documento destaca que la correcta e ininterrumpida implementación de la reforma energética dará al PIB nacional 0.2 puntos adicionales de crecimiento por año hacia el 2040, pues la economía crecería en promedio 3.1% cada año en lugar de 2.9 por ciento.

Entre los puntos que se deben potenciar en el nuevo modelo energético está el incentivar el desarrollo de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como empresas, otorgándoles libertad en sus presupuestos para que puedan invertir en donde crean conveniente y tengan directores que estén alineados con la empresa, ajenos a ciclos políticos.

“No podemos lograr la transformación de Pemex y CFE en un ambiente donde no haya competencia y los sindicatos juegan un papel clave”, dijo Luis de la Calle, director general y socio fundador de De la Calle, Madrazo, Mancera.

De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía, si se da la plena implementación de la reforma, la producción de petróleo pasará de 2.5 millones de barriles diarios en el 2015 a 3.4 millones de barriles diarios en el 2040, un alza de 36 por ciento. Al cierre del 2017, Pemex cerró con una producción de 2.2 millones de barriles diarios, juntando petróleo y gases líquidos.

“Para tener esos niveles de inversión (...) necesitamos rondas de manera anual, (por lo) que se vuelve importante que la regulación sea cada vez más eficiente, con tecnologías que ayuden a cumplir obligaciones contractuales y legales de una manera más rápida y eficiente”, expuso Enrique Hidalgo, presidente de ExxonMobil México, quien coordinó el estudio.

Campañas electorales

La Amexhi refirió que los equipos de los contendientes a la presidencia de la república pertenecientes a partidos políticos ya se han acercado a dialogar con la industria, mientras que siguen las puertas abiertas y el documento “Agenda 2040: transformando a México”, para iniciar las conversaciones.

Respecto a las declaraciones del candidato Andrés Manuel López Obrador sobre que la extracción de petróleo “no es tan compleja como lo hacen ver” y de que debería existir una pausa a las exportaciones nacionales, el presidente de ExxonMobil opinó que cualquier propuesta debe entenderse primero y que “todas tienen elementos interesantes”.

maria.rodriguez@eleconomista.mx