Tras reunirse por tercera ocasión, la industria privada y el gobierno federal continúan sin lograr un acuerdo para regular la subcontratación laboral, lo que reduce las probabilidades de que la iniciativa de reforma se despache en este período legislativo, que concluye el 15 de diciembre.

Al salir de Palacio Nacional, Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), informó que luego de llevarse a cabo una larga reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador, “no hemos llegado a un acuerdo”, por lo que se reunirán la próxima semana.

Fuentes al tanto de la negociación afirmaron que, luego de casi tres semanas de pausa en el proceso legislativo de la iniciativa, los tiempos “no dan” para concluir el trámite este año, por lo que la reforma se resolvería ya en el 2021.

En tanto, Carlos Salazar asevero que la modificación a la iniciativa presidencial ha avanzado en muchos puntos, “creo que la manera en que se ha hecho el diálogo ha sido muy positiva”, dijo, además de señalar que se está avanzado en un “tema que evidentemente es complejo”.

Al ser cuestionado sobre cuáles son los temas que no permiten llegar a un acuerdo, Carlos Salazar, indicó que lo complejo del asunto es realizar un cambio completo a este sistema de contratación del que forman parte muchos mexicanos. “Vamos a poder explicar muy bien cuáles figuras van a ser factibles de aplicarse y cuáles no”, explicó.

Asimismo, ante la posibilidad de llegar a un acuerdo para desaparecer el outsourcing e insourcing, Carlos Salazar, mencionó que “no creo que eso deba de ser una conclusión hoy, porque no sabemos exactamente que figuras se van a tomar, y lo más importante, que actividades si van a ser permitidas y cuáles no, creo que eso va a quedar más claro la próxima semana”. En tanto, sobre la entrega de PTU o reparto de utilidades, comentó que no es parte del análisis ahora.

Por su parte, Francisco Cervantes, presidente de Concamín, afirmó que los equipos técnicos están avanzando mucho en las negociaciones y sólo están ajustando los tiempos de implementación de la reforma sobre la subcontratación, pues, dijo, la IP necesita al menos seis meses para lograr una transición al nuevo sistema de contratación, en específico para el insourcing.

maritza.perez@eleconomista.mx