La Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM) se opuso a que se apruebe en el Congreso de la Unión la iniciativa que crearía un padrón marcario , a través del cual se podría detener mercancía en la frontera que presuntamente sea pirata.

Estamos en favor del combate al contrabando y la piratería, pero esta medida podría convertirse en una barrera no arancelaria , dijo Luis Enrique Zavala, director de la ANIERM.

La iniciativa, que promueven senadores del PRI y es avalada por la Cámara Americana de Comercio (AmCham México), permitiría a las empresas dueñas de marcas supervisar que los productos importados no sean piratas.

Zavala expuso que representantes de una determinada marca pueden afirmar que cierta mercancía es pirata antes de pasar la aduana; pero que en el caso de que se equivoquen, obstruirían operaciones lícitas de comercio exterior.

El problema, según la ANIERM, está en que una amplia gama de mercancías pueden comprarse por infinidad de canales y no necesariamente por los productores o distribuidores autorizados, lo que dificulta la supervisión de las mismas en los cruces fronterizos.

La AmCham se ha pronunciado en favor de establecer el padrón marcario, aunque no como un control directo, sino como una herramienta coadyuvante con las autoridades aduaneras.

Los productos más copiados y vendidos

Según una estimación difundida por la AmCham, el impacto económico de la piratería en México, tanto al sector privado como al erario federal, fue de 964,698 millones de pesos en el 2009, considerando que nueve de cada 10 mexicanos consumió productos apócrifos.

Entre los productos con mayor incidencia están los CD y DVD, ropa, calzado, cosméticos, perfumes, medicamentos y cigarros.

Siguen siendo motivo de gran preocupación de todos los empresarios mexicanos, los efectos de la competencia desleal que genera el comercio informal e ilegal, la piratería y el contrabando , dijo Valentín Díez Morodo, presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

A pesar de las iniciativas propuestas por las autoridades, este problema ha permanecido como un cáncer que debe ser combatido hasta sus últimas consecuencias, con el fin de mejorar la posición de México , agregó.

La American Chamber destacó que sólo la comercialización de medicamentos falsificados en México asciende a entre 650 y 1,500 millones de dólares anuales, lo que no sólo constituye pérdidas para la industria, sino que pone en peligro la salud de la población.

[email protected]