El próximo gobierno en México debe considerar políticas públicas en el sector de telecomunicaciones que promuevan inversiones, que reduzcan la burocracia municipal que afecta el despliegue de infraestructura, hacer más asequible el espectro y que eliminen impuestos que aumentan la barrera de acceso a los usuarios, de acuerdo con la GSMA.

Se estima que entre 2016 y 2020 se necesitan más de 40,000 radiobases para responder a la demanda de internet móvil; sin embargo, el principal obstáculo son las barreras municipales.

Al respecto, el año pasado la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) advirtió que, una de las prioridades para mejorar la conectividad, es reducir al mínimo las barreras al despliegue de la infraestructura en los diferentes niveles administrativos (Federal, Estatal y Municipal).

En el documento “¿Qué debería incluir la política pública del próximo presidente, para integrar completamente a México a la economía digital?”, la GSMA (asociación global del ecosistema móvil) planteó una serie de propuestas y recomendaciones de políticas públicas para fomentar el desarrollo digital del país dirigidas al próximo presidente de México.

Sebastián Cabello, director Regional para América Latina de la GSMA dijo: “El próximo presidente tendrá en sus manos la oportunidad de definir cómo integrará México a las nuevas cadenas de valor, las nuevas industrias y verticales que trae la digitalización de la economía. La reforma trajo algunos buenos resultados, pero aún hay cuentas pendientes por resolver”.

El documento de propuestas plantea cuatro ejes de política para que México promueva el acceso a internet para todos los ciudadanos, y fortalezca su capacidad productiva: Proveer condiciones que favorezcan las inversiones que serán necesarias, para posicionarse en la nueva economía; menos burocracia municipal, más antenas y más conectividad; espectro asequible, en tiempo y forma, para mejor calidad de servicio y mayor acceso; eliminar impuestos específicos que aumentan la barrera de acceso a los usuarios; y definir políticas que promuevan la asequibilidad de los teléfonos y servicios móviles.

“El peso de la regulación debe estar enfocado en la protección de los derechos de los usuarios y la promoción de la innovación, y no en regulaciones prescriptivas que impidan el desarrollo futuro”, agregó Cabello.

De acuerdo con la GSMA, en un entorno con creciente demanda del consumo de datos, es fundamental que existan los incentivos adecuados al sector privado, para continuar invirtiendo en la sostenibilidad de las redes presentes, e innovando en proveer soluciones de conectividad.

Para maximizar los beneficios de la digitalización, será fundamental proveer de certeza jurídica, con políticas fiscales equilibradas, reducir las asimetrías regulatorias entre los nuevos actores y los jugadores tradicionales, y dar acceso a recursos claves como el espectro y emplazamientos de infraestructura.

erp