La intensidad de los rayos ultravioleta que se registró en los primeros meses del año ha hecho que la venta de protectores solares y las consultas con dermatólogos aumenten alrededor de 50% en el primer bimestre.

Rodrigo Gutiérrez Bravo, director de la clínica dermatológica Piel Clinic, comentó en ese sentido que este año la industria dermatológica podría crecer alrededor de 10% y en particular la venta de protectores solares entre 15 y 20 por ciento.

Resaltó que entre los problemas que se registran y que más consultas ameritan por parte de capitalinos y vacacionistas en territorio nacional, es la fito-fotodermatosis que se genera por consumir cítricos que se impregnan en la piel y con la exposición al sol, se generan manchas que deben ser tratadas por un dermatólogo.

Dijo en entrevista que uno de los errores más comunes es que la gente consume cítricos como el limón y la naranja y al consumirlos se salpican la piel sin darse cuenta y eso genera problemas de salud.

El experto recomienda que quienes adquieren un protector solar deben aplicarlo con las manos limpias y además tener en cuenta el factor de protección (FPS) que no debe ser menor a 30, para proteger la piel.

Respecto a la venta de protectores solares, se estima que se eleva hasta 60% las ventas durante marzo y abril debido a la temporada de vacaciones y el inicio de la primavera, en la que se incrementa la radiación solar y son más intensos los rayos ultravioleta que pueden afectar a la gente.

Gutiérrez Bravo señaló que existen ya más de 100 variedades diferentes de protectores solares de tipo dermatológico así como los de tipo comercial en el mercado mexicano, cantidad que se duplicó en los últimos 10 años.

hbr