La prisa por vender el 90% de Interjet a HBC International, de Alejandro del Valle, para “rescatarla” de la crisis financiera que enfrentaba y mantener sus operaciones fue la causa de la multa por 955,680 pesos que les impuso la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) por no avisar en su momento (cada empresa debe pagar 477,840 pesos). Finalmente, la operación fue autorizada.

El esfuerzo por cerrar la operación, por un monto que superó los 1,563.8 millones de pesos, fue en vano. Desde el pasado 11 de diciembre no opera porque los trabajadores estallaron una huelga por faltas de pago y los adeudos fiscales y por diversos servicios se mantienen.

“El entorno generado por la pandemia del Covid-19 ha generado un estrés financiero significativo, principalmente en el sector de turismo y de viajes de negocios que se refleja directamente en el sector aeronáutico en México, el cual ha repercutido severamente en Interjet. De esta forma, a pesar de que el contrato expresamente prevé como condición de cierre la autorización de la Comisión, las partes tuvieron que recurrir a acelerar el cierre debido al estrés financiero de Interjet”, manifestaron las empresas a la Cofece durante el proceso.

La crisis que enfrentaba la empresa fundada por Miguel Alemán Velasco, desde antes de la pandemia, se agudizó con el desplome de operaciones aéreas por el confinamiento sanitario.

El último domingo de junio, su equipo de comunicación difundió un comunicado donde señaló: La empresa registra una profunda reestructuración financiera y comercial, siendo su principal objetivo el convertirse en la más importante aerolínea del país y seguir ofreciendo el mejor servicio que caracteriza a Interjet. Aunque no se ofrecieron más detalles, fue un mensaje de esperanza.

Al mes siguiente, el 13 de julio, la aerolínea aseguró que recibió una inyección de 150 millones de dólares por parte de un grupo de inversionistas (Alejandro del Valle y Carlos Cabal Peniche, quien en diciembre se retiró por convenir a sus intereses). Sin embargo, la operación fue concretada antes.

De acuerdo con información de la compra de Interjet, el 19 de junio del 2020 se celebró el contrato con el que HBC International compró el 90% de las acciones (cifra difundida por su presidente Alejandro del Valle a los trabajadores) y el 30 de junio se celebró la asamblea extraordinaria, en cuya acta quedó asentado “el aumento en la parte variable de su capital social, que fue suscrito y pagado por HBC”.

Con el conocimiento de que debían informar previamente a la Cofece, no lo hicieron y fue hasta el 25 de agosto del 2020 cuando las partes presentaron el escrito para solicitar el inicio de un procedimiento de verificación relacionado con una concentración no notificada.

Al mes siguiente, la comisión difundió su primera notificación relacionada con el expediente de verificación de cumplimiento de normativas, VCN-005-2020, el cual terminó con la multa y la aprobación para la concentración.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx