Seis permisos para sembrar maíz transgénico en su etapa piloto en el país, de un total de 13, son una señal para que el gobierno mexicano termine por incluir en la producción de granos a los genéticamente modificados, descartando que haya un control por las empresas transnacionales -creadoras de la semilla- pues ahora hay mayor participación del sector público que hace 16 años, cuando se introdujo esta tecnología a la agricultura.

Así se expresó Clive James, fundador y director del Servicio Internacional para la Adquisición de las Aplicaciones Agro-biotecnológicas (ISAAA). Explicó que México va a paso lento pero tomando la dirección que ha funcionado en 29 naciones al utilizar como una alternativa el uso de transgénicos para la producción de maíz, algodón, soya y frijol.

En entrevista con El Economista, expuso que descartan que haya un control de la semilla que promueven empresas como: Monsanto, Dupont, Syngenta, Bayer, Dow, Basf. No. Al contrario, está sucediendo una situación contraria, al principio (en 1996 cuando se introdujo el uso de transgénicos) estaba un desarrollador, eran las multinacionales, pero hoy se ha interesado el sector público .

Lo importante es que se mantengan inversiones público y privadas, por ejemplo, en China todas las inversiones las ha realizado el sector público. Hay un cambio después de 16 años, pero tenemos que fomentar que sigan participando los dos sectores para que se vean beneficiados los productores y consumidores .

Durante los últimos 27 años, James ha trabajado en países en desarrollo de Asia, América Latina y África y se ha dedicado a la investigación, desarrollos agrícolas como a la biotecnología aplicada a cultivos y en esta ocasión, llegó a México para presentar el reporte sobre Adopción de la biotecnología en el mundo , en donde nuestro país se encuentra en el lugar 16 de un total de 29.

Por ahora, sólo enfatiza que se debe dar la oportunidad en nuestro país a entrar a la producción de maíz transgénico y tomar la experiencia de naciones como España y Brasil, que han logrado incrementar la productividad.

¿Hay alguna nación que haya decido dejar la producción de transgénico?, cuestionamos al experto en biotecnología, quien responde de manera inmediata que Francia, lo ha dejado de utilizar dos veces y esas dos veces ha regresado ; sin embargo, ello muestra que el debate sobre el tema continúa en varias naciones como es el caso de México, aún cuando las empresas , representadas en AgroBio, plantean que al término del año ya se podrá comercializar el maíz genéticamente modificado.

[email protected]