El Senado de la República pidió al presidente Felipe Calderón que informe sobre las estrategias implementadas por su gobierno para detonar la aviación civil en México en virtud de la quiebra de las aerolíneas Azteca, Aladia, Aerocalifornia, Avolar, Alma, Nova Air, Aviacsa y Mexicana, que a partir del 2007 y hasta el 2010 han salido del mercado.

El dictamen establece que desde el 2008, siete de estas compañías cerraron sus puertas por problemas en su administración que provocaron su quiebra, pero la industria no sufrió de una afectación grave, ya que los aviones con los que contaban eran pocos, pero en el caso de la compañía Mexicana de Aviación se dio una situación distinta, ya que dicha aerolínea era considerada la más grande de México, pues operaba vuelos dentro de nuestro país y hacia el norte, centro y sur de América, además de ir al Caribe y Europa (España e Inglaterra).

jmonroy@eleconomista.com.mx