El volumen nacional de producción de petroquímicos cayó 10.7% en un año, afectado por la caída en el suministro de materia prima de Petróleos Mexicanos (Pemex), que descendió 11.6%, según el último anuario de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), lo que orilla a la estatal a buscar alianzas privadas en al menos seis proyectos en sus subsidiarias Fertilizantes y Etileno, como asegura en su Plan de Negocios al 2021.

Gracias a esta caída en la elaboración de productos derivados del gas natural y la refinación de crudo, el déficit en la balanza comercial entre la importación y exportación petroquímica ascendió a 4,972 millones de dólares, que en valor disminuyó 16% de un año a otro, gracias a los bajos precios internacionales de los productos, aunque en volumen, la brecha se incrementó 4%, ubicándose en 4.777 millones de toneladas.

En los últimos cinco años ha disminuido 15% la producción de petroquímicos en el país, tendencia que Pemex prometió revertir mediante la apertura y las nuevas posibilidades, como asociaciones, que le brinda la reforma energética.

La falta de estos insumos precursores ha provocado que las 230 fabricantes privadas de petroquímicos en el país operen a una tercera parte de su capacidad en los últimos dos años, según diversos industriales.

Ante este panorama en que los industriales han cuestionado si incluso existe una estrategia para desaparecer a la petroquímica nacional y que el país se dedique a la importación de productos, Pemex respondió en su reciente Plan de Negocios al 2021 con seis megaproyectos que requerirán asociaciones, con el fin de pasar de la situación de pérdida en ingresos antes de impuestos de casi 1 millón de dólares, a un balance positivo primario de poco más de 5 millones de dólares en cinco años, mediante proveeduría óptima de etano y otras materias primas, terciarización de servicios y modificaciones a la gestión administrativa y comercial en Etileno.

Para esta subsidiaria, Pemex planea firmar seis contratos de asociación, coinversión con terceros y servicios para modernizar sus plantas de polietileno, de tratamiento de agua en Cangrejera y Morelos, y del suministro de gases industriales y sustitución de turbinas de gas con cogeneración en sus centros productores. Además, planea la construcción de un cracker de propano y una planta de glicoles a más tardar en el 2019.

kgarcia@eleconomista.com.mx