La filial mexicana de Pepsi dejará de vender a partir de 2011 refrescos en las escuelas del país y los reemplazará por agua, jugos y bebidas con nutrientes equivalentes a la leche y con bajo nivel de azúcar, informó este jueves la secretaría de Salud.

El anuncio coincide con una campaña de las autoridades mexicanas para promover consumos saludables entre la población más joven ante un alarmante aumento de la obesidad y de enfermedades colaterales como la diabetes.

"El propósito es generar espacios propicios para la promoción de hábitos de vida saludable", señaló la Secretaria (ministerio) de Salud de México en un comunicado.

Coca Cola, principal productor mundial de bebidas cola, ya anunció también el retiro de sus bebidas de las escuelas.

México es considerado el país con mayor consumo de bebidas gaseosas con un promedio anual per capita de 135 litros.

apr