Petróleos Mexicanos (Pemex) rompió la racha de dos años consecutivos de utilidades en el primer trimestre del año al reportar una pérdida neta de 35,719 millones de pesos en el primer cuarto del 2019, luego de caídas en sus ventas tanto por los precios de los hidrocarburos, como por la disminución en volumen por el combate al robo de combustible.

En conferencia con inversionistas, Alberto Velázquez, director corporativo de Finanzas de Pemex, detalló que las ventas totales de la empresa disminuyeron 10% en comparación con el primer trimestre del año anterior y 13% en comparación con el cuarto trimestre del 2018, ubicándose en 356,300 millones de dólares de los cuales 56% correspondió a las ventas en México y el resto a exportaciones.

La baja en las ventas nacionales fue resultado del aumento en los precios de las gasolinas, la pérdida de mercado en este sector y la reducción de los volúmenes vendidos, relacionado con la disminución de la proveeduría por lo menos el primer mes del año por la estrategia del combate al robo de combustible.

Sin embargo, el costo de ventas de la empresa tuvo una disminución de 7% para ubicarse en 256,700 millones de dólares. En el rubro de pérdidas no operativas, es decir, robo de combustible, las pérdidas ascendieron a 1,500 millones de dólares, disminuyendo 79% en comparación con el primer trimestre del 2018.

Aun así, el rendimiento bruto de las operaciones de la empresa ascendió a 94,400 millones de pesos, con una caída de 32% en comparación con el primer trimestre del 2018. La utilidad antes de impuestos, intereses, depreciación y amortizaciones (EBITDA) ascendió a 115,700 millones de pesos, reduciéndose en 16% en contraste con el año anterior.

Con ello, el gasto de operación de Pemex disminuyó 19% en un año para ubicarse en 32,500 millones de pesos.

Las caídas productivas en la extracción de hidrocarburos provocaron que la empresa erogara menos impuestos por concepto de utilidad compartida, con lo que pagó un total de 92,000 millones de pesos que son 15% menos que en el primer trimestre del año pasado. Pero el rendimiento antes de impuestos y derechos fue 74% inferior al del mismo periodo del año pasado, ubicándose en 57,000 millones de pesos.

El director de Finanzas de la empresa recordó que a lo largo de todo el primer trimestre del año Pemex no adquirió deuda en los mercados, en contraste con el mismo periodo del año pasado en que se adquirieron 60,000 millones de pesos, mientras que en el 2017 la estatal solicitó títulos de deuda por 72,000 millones de pesos.

Resultados operativos

La producción total de crudo de Pemex en este primer trimestre fue de 1.690 millones de barriles diarios. A partir de este trimestre se reportará de manera separada la producción de crudo de la estatal y sus socios, de forma que la estatal produjo 1.661 millones, con una caída anual de 12%, mientras que en este periodo sus socios extrajeron 29,000 barriles diarios.

José Luis Chávez, responsable de Pemex Exploración y Producción en ausencia del titular de la subsidiaria, aseguró que la meta al concluir el 2019 en un escenario base es la producción de 1.725 millones de barriles diarios de crudo, la cual provendrá de los campos marinos en 82 por ciento.

Finalmente, la empresa pasó de 31 a 34% de utilización de las refinerías del sistema nacional de un trimestre a otro con un proceso de crudo de 559,000 barriles diarios en este primer cuarto del año. Sin embargo, este volumen resultó inferior en 6.5% en contraste con lo reportado de enero a marzo del 2018, porque continúan los ceses operativos intermitentes en varios centros refinadores del país.

Jonathan Cerda, director del despacho de Análisis Estratégico de Pemex Transformación Industrial, aseguró que se logró estabilizar la actividad en la refinería de Salamanca pero continúan los trabajos de mantenimiento en Madero.

Sistema trabajará a 65% y no a 100%

Pemex ajusta meta de refinación

La rehabilitación del sistema nacional de refinación tomará de uno a dos años y pondrá a trabajar a las seis refinerías que lo conforman a 65% de su capacidad, según la actualización de la estrategia federal sobre el tema.

La meta planteada originalmente era concluir la rehabilitación a finales de este año y habilitar en 100% la capacidad refinadora del sistema, misma que hoy se encuentra en un nivel de 35 por ciento.

La capacidad actual de proceso de crudo del sistema es de 1.64 millones de barriles diarios, pero el proceso efectivo es de 612,000 barriles, de acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex). Al concluirse la rehabilitación el proceso pasaría a 1.06 millones de barriles diarios de crudo.

De acuerdo con la proyección de la Secretaría de Energía, de tres a cuatro años, además de un sistema modernizado, se contará con la operación de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, con lo cual la capacidad nacional de refinación pasaría de 1.64 a 1.98 millones de barriles diarios.

El uso de esa capacidad en cuatro años sería de 1.51 millones de barriles diarios de crudo, lo que implica una utilización de 75 por ciento. (Redacción)

[email protected]