Pemex anunció que llevó a cabo la reapertura por 5,000 millones de dólares de dos bonos de largo plazo y que utilizó parte de esos recursos para recomprar otros que vencían en el 2018 y 2019 por 1,742 millones de dólares, mejorando su perfil de deuda.

La reapertura de los bonos 2027 y 2047, que pagarán al vencimiento 5.75 y 6.90%, respectivamente, tuvo una demanda cercana a 15,000 millones de dólares, dijo Pemex en un comunicado, destacando la participación de inversores de Estados Unidos y Europa.

Con parte de esos recursos obtenidos, Pemex recompró bonos que tenían vencimiento en los próximos dos años, lo que reduce sus compromisos de pago de deuda en ese periodo , agregó.

La empresa estatal, que batalla con una pesada deuda y ahora enfrenta una dura competencia por parte de firmas privadas, refirió que la operación le permitió extender la vida promedio de su portafolio de bonos en dólares en 1.1 años, disminuyendo significativamente sus necesidades de refinanciamiento. Pemex tiene ahora total disponibilidad de sus líneas de liquidez bancarias. El monto agregado de estas líneas equivale a 1.6 veces los vencimientos de deuda en 2018 .

Standard & Poor’s confirmó en días recientes la nota de riesgo crediticio y de deuda de Pemex de BBB+ en moneda extranjera y de A en moneda local y cambió su perspectiva a Estable desde Negativa, en línea con el panorama para la deuda soberana de México.