Petróleos Mexicanos (Pemex) cerró este lunes una operación de financiamiento en tres partes: la colocación de 4,000 millones de dólares en mercados internacionales, la recompra de 1,500 millones de dólares en títulos ya adquiridos para aplazar sus vencimientos y el intercambio de bonos por 1,600 millones de dólares, con lo que la deuda financiera de la estatal asciende a 97,000 millones de dólares.

Juan Pablo Newman, director corporativo de Finanzas de la empresa, explicó que el objetivo de estas operaciones fue mejorar el perfil de deuda, al aplazar hasta en siete y 31 años los vencimientos más próximos de compromisos adquiridos. Con ello, Pemex no tiene hasta el momento vencimientos a pagar en 2017, mientras que en 2018 y 2019 se redujo en 30% la obligación de pagos de la empresa.

La primera de estas operaciones fue la colocación de dos bonos de referencia, cada uno por 2,000 millones de dólares, a siete y 31 años, con tasas de interés de 4.62% y 6.75%, respectivamente. Se contó con la participación de inversionistas de Estados Unidos, Europa, Medio Oriente, Asia y México, principalmente, y la oferta de inversionistas ascendió a 8,700 millones de dólares, 2.2 veces más que la demanda de la emisión.

Además, concluyó la recompra por 1,500 millones de dólares enfocada en los vencimientos más cercanos para mejorar el perfil de amortizaciones de Pemex e incrementar el plazo promedio de la deuda en dólares. La tercera de estas operaciones, que iniciaron hace 20 días, fue el intercambio de bonos con vencimientos entre 2018 y 2044 por dos nuevos bonos de referencia que contribuyen a consolidar los dos nuevos bonos al incrementar la liquidez a lo largo de toda la curva, explicó Newman en reunión con medios.

El capital adquirido se utilizará para prefondear las operaciones de la estatal en 2017, ya que las necesidades de financiamiento de este año se alcanzaron desde el primer semestre del año, aunque la empresa se mantendrá en espera de oportunidades que ofrezcan buenos rendimientos tanto en el mercado doméstico como fuera de él.

Desinversiones, pensiones y apoyo del gobierno federal

Newman detalló que como parte de la estrategia para mejorar la situación financiera de la petrolera estatal, se logró la desinversión de 1,143 millones de dólares en el joint venture Gasoductos de Chihuahua y se presentará en el último trimestre del año su nuevo Plan de Negocios que incluirá nuevos proyectos de venta o arrendamiento de activos, ya que hasta ahora no han promovido el esquema de sale and lease back con el cual contempló este año una adquisición inicial de capital de hasta 500 millones de dólares.

En tanto, la renegociación con el sindicato para incrementar la edad de retiro y migrar a miles de trabajadores a cuentas individuales de retiro, logró un ahorro de 184,000 millones de pesos (9,200 millones de dólares), monto que duplicó el gobierno federal en 77 pagarés anuales no negociables, de los cuales Pemex logró el intercambio de los últimos por un monto de 47,000 millones de pesos (2,350 millones de dólares) en bonos de desarrollo del gobierno federal (Bondes D) que Banobras hizo líquidos y entregó a la empresa para cumplir con su programa de inversiones y la liquidación total del adeudo de 147,000 millones de pesos a proveedores.

kgarcia@eleconomista.com.mx