Según datos de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM), por cada nueva tienda de autoservicio (sin contar tiendas de conveniencia) cierran alrededor de 15 del canal tradicional, las llamadas tiendas de la esquina .

En los últimos 10 años, la participación de mercado de éstas se ha reducido anualmente a una tasa promedio de 3.2 por ciento.

De persistir tal inercia, dicha vía de comercialización podría estrecharse considerablemente en los próximos años si sus participantes no se profesionalizan.

Francisco Pérez Cisneros, de Deloitte, descartó que la reducción en el número de estos establecimientos se traduzca en el largo plazo en una exclusión económica del sector de la población al que actualmente emplean.

No debería esperarse, por ejemplo, una reducción del empleo, pues en el largo plazo las fuentes de trabajo perdidas por el cierre de pequeños negocios podrían reponerse por las creadas debido al crecimiento de los autoservicios y de las tiendas de conveniencia , refirió el experto.

Para Antonio Ocaranza, de Wal-Mart, la apertura de supermercados trae aparejada la aparición de pequeños establecimientos en la zonas, lo que a su juicio revela que los giros de menor tamaño pueden convivir con los mayores.