En la Cámara de Diputados continúa la discusión de la reforma para regular la subcontratación. A pesar de que el dictamen no se aprobó, el debate se profundizará al interior de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de San Lázaro con una sesión permanente.

Los principales cambios que plantea el dictamen en discusión para regular el outsourcing son definir con claridad la subcontratación, endurecer las multas por simulación, modelo de certificación para las empresas que prestan el servicio, e igualar las condiciones laborales entre los trabajadores con contrato directo y los subcontratados.

El diputado Manuel Baldenebro Arredondo (PES), presidente de la comisión, aseguró que hay condiciones para tener el dictamen antes del 15 de diciembre, día en el que concluya el periodo ordinario de sesiones en la Cámara Baja.

Baldenebro Arredondo calificó el dictamen como más conciliatorio, a diferencia de la propuesta del senador Napoleón Gómez Urrutia, que se congeló el miércoles y que según analistas prohibe de facto la subcontratación. En esta misma línea se pronunciaron fuentes del sector privado, pues también calificaron esta iniciativa como balanceada y plural, ya que busca un punto de equilibrio entre los distintos sectores de la producción.

“Yo creo que sí. Al final los que representamos a nuestras respectivas bancadas en esta mesa tenemos que ponernos de acuerdo. Es una decisión que debemos tomar nosotros, tampoco le debemos sacar a tomar la decisión. No debemos espantar a la Iniciativa Privada, pero tampoco podemos permitir que se violenten los derechos de los trabajadores”, dijo Baldenebro Arredondo en entrevista con El Economista.

El presidente de la Comisión de Trabajo consideró que el dictamen debe aprobarse en este período, porque de no hacerlo o incluso si se organizan foros para discutir el tema, significará tener por más tiempo a los trabajadores subcontratados en malas condiciones por la simulación del outsourcing.

Manuel Baldenebro confía en que, si en la Cámara de Diputados logran formar una iniciativa más conciliatoria y bien detallada, no será frenada en el Senado. “Tengo confianza en que debería pasar, porque sí contempla el hecho de que el trabajador gane lo mismo y tenga las mismas prestaciones. Pone a salvo los derechos de los trabajadores y le dice a los patrones ‘puedes seguir contratando el outsourcing, nada más cumple’”, explicó.

Durante la reunión, legisladores de todos los partidos políticos representados en la Cámara Baja coincidieron en no acelerar la aprobación del cambio legal que pretende regular la figura de outsourcing, porque, si bien es urgente, la Cámara de Senadores ya determinó frenar el desahogo de la reforma que analiza en la materia también y retomar la discusión hasta enero próximo, a fin de confeccionarla tras escuchar el punto de vista de todos los interesados a través del mecanismo de Parlamento abierto.

[email protected]