Cuatro compañías de telecomunicaciones del Reino Unido, que en conjunto prestan servicio a 118 millones líneas celulares y de Internet en un país de 69 millones de habitantes al 2019, solicitaron a los usuarios detener los ataques contra infraestructuras de tecnología 5G por considerarlas como fuente de contagio del virus Covid-19.

EE, o2, Three y Vodafone, las grandes compañías del sector móvil del Reino Unido, instaron a los británicos a no incendiar, derribar o destruir torres, antenas, cables y otros elementos de red con tecnología de Quinta Generación (5G), porque más allá de las inversiones perdidas, se afecta la prestación de los servicios, dado que en un mismo poste también se hallan instaladas antenas de 3G y 4G que resultan afectadas y por tanto la comunicación que viaja por esas redes.

En Reino Unido y otras naciones europeas, asiáticas y americanas han corrido rumores a través de las redes sociales respecto a que las ondas de tecnología 5G, algunas sobre bandas milimétricas, afectan la salud de personas y animales, incluso vulnerando la composición del ADN de los humanos. Oras versiones apuntan a que el inicio del coronavirus de Wuhan comenzó con los despliegues de 5G en China y todo esto a pesar de que en el año 2014, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que no se han establecido afectaciones adversas a la salud a causa del uso de teléfonos celulares.

"No sólo esas afirmaciones carecen de fundamento, pues además de que son perjudiciales para las personas y las empresas que dependen de la continuidad de nuestros servicios, también han llevado al abuso de nuestros ingenieros y, en algunos casos, han impedido que se realice el mantenimiento esencial de las redes", dijeron las telefónicas en un comunicado conjunto.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) también declaró que no existe evidencia científica que compruebe una relación dañina por usar 5G:

“Ahora, más que nunca, la tecnología de la información es vital para nuestra economía, salud y seguridad. Y la UIT, como la agencia especializada de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación, seguirá aprovechando estas tecnologías para ayudar a derrotar al Covid-19 y hacernos más seguros, más fuertes y más conectados ", dijo el Secretario General de la organización, Houlin Zhao.

El viernes 3 de abril, el portal The Verge reportó que cuatro torres de telecomunicaciones 5G fueron atacadas y que una radiobase incendiada en Birmingham ni siquiera tenía montados equipos de 5G, por lo que el servicio en la zona de cobertura que alcanzaban las antenas de esa torre no ha sido restablecido todavía.

La BBC también informó que tres torres de 5G fueron incendiadas durante el fin de semana en todo Reino Unido y que las noticias falsas sobre la relación Covid-19/5G se transmitieron por Facebook y Nextdoor.

Desde aquellos portales se insistió en que las redes 5G iniciaron con el virus en Wuhan, China, en diciembre de 2019, aunque en aquel país ya había primeros despliegues un año antes y que posteriormente el virus se expandió rápidamente a países como Irán, España o Italia, donde apenas se inician experimentaciones comerciales de 5G o donde se analizan concursos de espectro para explotarlo con ese tipo de tecnología.

“Ayúdenos a detener esto (…) Si eres testigo del abuso de nuestros trabajadores clave, infórmalo. Si miras información errónea, por favor avísanos”, solicitaron las telefónicas.

El regulador británico Ofcom advirtió las posibles consecuencias de divulgar información nada fidedigna sobre las redes 5G, luego de que la estación de radio comunitaria Uckfield FM presentara las declaraciones de una supuesta enfermera que afirmaba que 5G absorbe el oxígeno de las personas.