El consorcio automotriz Opel retiró de manera inesperada todas las solicitudes en Europa para obtener financiamiento estatal para su saneamiento, confirmó hoy en Russelsheim la central europea de esa filial de General Motors (GM).

El consorcio matriz estadounidense informó que se propone llevar a cabo el saneamiento con recursos propios. Opel en Russelsheim aseguró que no prevé despidos adicionales ni más cierres de fábricas respecto al plan ya anunciado.

'Sin duda existirá aún una necesidad financiera para los planes futuros de Opel', comentó el presidente del consejo de administración del consorcio automotriz, Nick Reilly.

'Las negociaciones para obtener garantías estatales han resultado más complejas y lentas de lo esperado', indicó Opel, y agregó que 'todavía no se han producido resultados'.

'Bajo estas circunstancias, General Motors y Opel han decidido regular la financiación de manera interna para así poder dejar libre el camino para poder desarrollar rápidamente los planes futuros', informó la filial europea del consorcio estadunidense GM.

Opel necesita aún 3,300 millones de euros (cuatro 1,054 millones de dólares) para llevar a cabo la reestructuración de la empresa. 'Sin embargo, no nos podemos permitir largas y complejas negociaciones y una mayor inseguridad financiera', comentó Reilly.

'Debemos invertir en nuevos productos y tecnologías. Para ello es necesario un programa de inversiones de más de 11,000 millones de euros (13,513 millones de dólares) para nuevos productos y tecnologías', explicó el presidente de Opel.

A pesar de la retirada de las solicitudes de ayuda, el fabricante automotriz Opel no planea más cierres de fábricas o despidos, aseguró un portavoz de Opel a la agencia alemana de prensa (DPA) en Frankfurt.

El plan de saneamiento establece que deberán reducirse 8,300 puestos de trabajo de los 48,000 actuales. El consorcio cuenta con fábricas en Russelsheim, Bochum, Eisenach y Kaiserslautern.

Los cuatro Estados Federales de Alemania donde Opel tiene fábricas, -Hessen, Renania del Norte Westfalia, Renania Palatinado y Turingia- habrían presentado su apoyo financiero a Opel, tras la negativa del gobierno federal alemán y se preparaban para tomar una decisión inmediata.

La decisión del gobierno de Angela Merkel la semana pasada fue calificada esta miércoles por el presidente de Opel de 'decepción'.

'No obstante, una posible seguridad a través de garantías por parte de Alemania se habría retrasado seguramente varios meses', indicó Reilly.

La empresa matriz de Opel había solicitado ayuda estatal a Alemania por un monto de mil 100 millones de euros (1,351 millones de dólares) para poder ayudar a la empresa filial alemana.