El mercado infantil es un negocio redondo y sofisticado en el que no sólo invierten los padres, sino también otros miembros de la familia, que pagan por opciones de diversión infantil y objetos del deseo o servicios que hagan sentir a los menores como grandes.

Érika González, empleada de una agencia de publicidad, lo demuestra: Los papás educan, los tíos consienten . A sus 35 años ella optó por no ser madre, pero sí por disfrutar a su sobrino de 7 años de edad. Lo llevo a comer, al cine o a los juegos, el dinero no es problema porque finalmente es para él . Al hacer cuentas, Érika gasta entre 400 y 600 pesos por salida, sin contar ocasiones especiales como la Navidad de 2010, en la que pagó 1,000 pesos por una chamarra.

Dentro de este panorama, México es un paraíso para cualquier negocio, afirma Pamela Soria, directora de Barbie Store. Si bien la cifra de niños en nuestro país va a la baja, éstos aún representan poco más del 29% de la población, revela el último censo de población del INEGI.

NIÑOS CONSUMIDORES

Los niños son curiosos y se valen de herramientas como Internet para analizar y buscar lo que les interesa. Un estudio realizado por Cartoon Network muestra que desde los seis años los niños comienzan a buscar información de lo que ven en anuncios comerciales.

Pero las decisiones que toman los pequeños no son influenciadas en su totalidad por los medios de comunicación; otro factor son sus padres. Ellos de manera indirecta hacen que los menores adopten sus hábitos de consumo.

Siguiendo esa tendencia, los niños quieren su propio celular, computadora y otros artículos con los que están en contacto de manera cotidiana, pues ven que los usan los adultos a su alrededor, asevera la firma TNS Research International en un estudio en México.

PEQUEÑOS ADULTOS EN CRECIMIENTO

No se trata sólo de los productos que quieren, sino de lo grandes que los hacen sentir. Tienen agendas mucho más ocupadas que antes, necesitan entretenimiento corto y repetible , dijo a El Economista Xavier López Ancona, presidente de KidZania, empresa pionera de la nueva generación de entretenimiento infantil.

En lugares como Barbie Store y KidZania, la idea no es solamente que jueguen, sino que aprendan realizando actividades que hacen los adultos como trabajar, asistir a un spa o cumplir sueños como ser modelo, bombero o incluso un periodista.

Diversiones de largos periodos de tiempo son cada vez menos posibles debido a las agendas de los padres, quienes buscan un paquete completo que además de ofrecer diversas opciones para sus hijos, les garantice seguridad mientras ellos realizan su trabajo o toman un café con sus amigos.

EDAD, EL NUEVO RETO

Antes, en términos comerciales, los niños eran parte del negocio hasta los 12 años de edad; ahora la tendencia ha cambiado. Pamela Soria, directora de Barbie Store, asegura que la edad para juegos por parte de los infantes se ha acortado.

Yo recuerdo que en mi época las niñas aún jugaban con muñecas a los 12 años, pero ahora el promedio de niñas que visitan la tienda y juegan con muñecas es de entre dos y ocho años .

Ante esto, las alternativas de diversión han tenido que modificarse y acoplarse a las nuevas tendencias de diversión infantil (cadenas de videojuegos, Internet e incluso deportes extremos), dice Xavier López, presidente de KidZania.

Los resultados son muestra de ello, pues este año tanto Barbie Store como KidZania han puesto la mirada en la web, en la que trabajan para ofrecer un nuevo formato de diversión online.