Las ventas de automóviles de enero en Estados Unidos parecen haber sido mejores de las previstas, ya que el sector se benefició de los bajos precios de la gasolina, el mayor acceso al crédito y un moderado crecimiento económico.

Las ventas de autos alcanzaron en el 2015 un récord atribuido a la creciente creación de empleo, que fortaleció los ingresos de los hogares mientras los créditos baratos estimularon las compras, unos 17.47 millones de vehículos fueron vendidos en el 2015 en Estados Unidos; 70,000 por encima de la cantidad récord alcanzada 15 años antes, según la consultora del mercado Autodata.

La duda ahora es saber si ese auge se sostendrá este año.

Creemos que los fundamentos de la industria tales como antigüedad de la flota, manejo de inventarios, políticas de precios, disponibilidad de crédito y combustible barato, sostendrán elevadas ventas en el 2016 , dijo Mustafa Mohatarem, economista jefe de General Motors.

GM entregó 203,745 vehículos, 0.5% más que un año atrás, en tanto que las ventas de Ford cayeron 2.6%, en la comparación anual, a 173,723 unidades.

FCA, la rama en EU de Fiat Chrysler, tuvo un aumento de ventas de 6.9% a 155,037 autos.

A pesar de esos datos, los resultados fueron mejores de lo previsto, debido a que en el cuarto fin de semana del mes, los locales de venta debieron cerrar en el este, debido a una gigantesca nevada.

GM dijo que espera ventas totales en enero para el sector en EU de 17.5 millones de vehículos en una base anualizada desestacionalizada, que se compara con una previsión de 17.4 millones de un sondeo de Thomson Reuters a 27 economistas.

Toyota Motor, el número tres en el mercado estadounidense, informó de una baja de 4.7% en las ventas, por una caída de 11% de sus autos, mientras sus deportivos utilitarios, todo caminos y camiones mejoraron ligeramente.

Fiat Chrysler Automóviles reportó una mejora en sus ventas de 7%, su septuagésimo mes, seguido de incrementos en tasa anual.

empresas@eleconomista.com.mx