Más de la mitad de quienes laboran en áreas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) o en fundaciones corporativas mejoran su desempeño luego de haber realizado algún curso o estudio formal en filantropía, RSE o inversión social, de acuerdo con un diagnóstico de Alternativas y Capacidades.

Algunos de los resultados de la profesionalización, aseguró la organización, son: comenzar a evaluar el trabajo, adoptar otras temáticas en las que enfocan su apoyo, modificar los mecanismos y criterios de selección de los proyectos e iniciar el monitoreo de los resultados de sus donativos.

La asociación civil, que junto con el Instituto Tecnológico Autónomo de México impartirá por cuarto año consecutivo el Seminario de Inversión Social, reveló también que 80% de quienes cursaron un estudio en la materia dejó el asistencialismo para apostar por el fortalecimiento institucional de las organizaciones que ayudan.

Por primera vez, la organización realizó un estudio de seguimiento a los egresados de las tres generaciones anteriores y detectó que ocho de cada 10 mantienen contacto con sus excompañeros para promover alianzas, intercambiar experiencias y realizar proyectos coordinados entre instituciones.

Se integra una red de profesionales de la RSE que se traduce en una inversión social mejor vinculada y con visión de cambio social a largo plazo , aseguró Mónica Tapia, directora ejecutiva de Alternativas y Capacidades.

[email protected]