El ministro alemán de Economía, Rainer Brüderle, anunció este miércoles que rechaza una demanda de garantía pública del constructor.

"En tanto que ministro de Economía, he decidido rechazar la demanda. Estoy convencido de que Opel tiene un buen porvenir, incluso sin garantías" públicas, declaró Brüderle.

El constructor automotor Opel reclamaba 1,100 millones de euros (1,300 millones de dólares) en forma de garantías públicas a Alemania, donde emplea a casi la mitad de sus 46.000 trabajadores europeos, para poder reestructurarse.

La canciller alemana Angela Merkel convocó para este jueves en Berlín a los jefes de gobierno de los cuatro estados alemanes afectados, para hablar de Opel.

Según informaciones de prensa, Merkel podría decidir ayudar a Opel, recurriendo a otros fondos.

Opel había pedido la mitad de la ayuda al gobierno federal y la otra mitad a los cuatro Estados que albergan fábricas.

General Motors había pedido a los gobiernos europeos 1,800 millones de euros para ayudarlo a financiar la reestructuración de Opel, de un coste total de 3,700 millones de euros, y que prevé la eliminación de unos 8,000 empleos en Europa.

RDS