El fabricante estadounidense Micron anunció este miércoles que planea invertir unos 150,000 millones de dólares en la próxima década, incluyendo una nueva fábrica para producir microchips en Estados Unidos.

El anuncio se produce en medio de una escasez global de estos productos que representa un desafío para muchas empresas, en particular fabricantes de autos.

La empresa sostuvo que espera obtener subsidios públicos para poder desarrollar sus proyectos en Estados Unidos.

"Los costos de fabricación de microchips en Estados Unidos son de 35% a 45% superiores a los de mercados (...) que disponen de ecosistemas bien establecidos para los semiconductores", sostuvo Micron.

"Eso hace que un financiamiento para respaldar una nueva fábrica de semiconductores, así como inversiones reembolsables bajo forma de créditos sobre impuestos, son cruciales para una potencial expansión de la producción en Estados Unidos", añadió.

Micron tiene usinas en Estados Unidos, pero la mayor parte de sus operaciones se reparten en países asiáticos como Japón, Singapur y Taiwán, donde los costos son menores.

Una escasez de semiconductores en los últimos meses, debido a cuellos de botella de producción y transporte debidos a la pandemia, afectó la actividad económica ante la falta de estos componentes que hoy son esenciales para algunos sectores.

El presidente Joe Biden llamó a mayor fabricación de estos componentes en Estados Unidos para reducir la dependencia de las importaciones.

Nuevas instalaciones de fabricación podrían "crear decenas de miles de nuevos empleos y un significativo crecimiento económico", concluyó la compañía.