El gobierno de México determinó que iniciará un panel de solución de controversias contra Estados Unidos por diferencias en el criterio para determinar las reglas de origen del sector automotriz en el marco del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Estados Unidos siguió montado en la interpretación que tienen con respecto a no aceptar lo que se negoció, y en estos momentos nos encontramos por pasar a la etapa siguiente, que es el panel”, dijo Tatiana Clouthier, en una comparecencia este jueves ante comisiones de la Cámara de Diputados.

Por un lado, México y Canadá consideran, que el texto del T-MEC y las reglamentaciones uniformes permiten utilizar el criterio conocido como “Roll Up” para el cálculo del valor de contenido regional de los vehículos. Por el contrario, Estados Unidos rechaza eso.

“Parte de lo que nos comentaron, que fue parte de lo más triste que pudimos haber escuchado, fue que no tenían espacio político. Jamás nos hablaron de temas técnicos”, refirió Clouthier a los legisladores en relación con la vista de trabajo que realizaron funcionarios mexicanos a Estados Unidos la semana pasada.

Según las reglas del T-MEC, si no se llega a un acuerdo dentro de los 75 días posteriores a la solicitud el asunto pasa a un panel de solución de controversias.

Parte de lo que nos comentaron, que fue parte de lo más triste que pudimos haber escuchado, fue que no tenían espacio político. Jamás nos hablaron de temas técnicos”

Tatiana Clouthier, secretaria de Economía

“Estamos trabajando de la mano con los sectores, estamos trabajando de la mano con Canadá para poder ver cuál es el momento preciso para iniciar el panel. Estamos dentro de los propios tiempos, y vamos a defender los intereses de nuestra nación”, añadió Clouthier.

México y Canadá afirman que si, por ejemplo, una pieza se exportó de Estados Unidos a México con un contenido regional de 80%, ese porcentaje se debe redondear a 100% (dado que ya cumplió con la regla de origen) y sumarse al contenido regional exigido para el automóvil a fin de exportarse a la región libre de aranceles.

Estados Unidos sostiene que sólo se debe añadir el valor correspondiente a ese 80% de la puerta.

roberto.morales@eleconomista.mx