México programa imponer represalias contra Estados Unidos en semanas , tras haber ganado un panel de resolución de controversias en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en un caso sobre el comercio de atún, informó Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de México.

Yo creo que podría ser una cuestión de semanas; no veo que este proceso se alargue de ninguna manera , dijo.

La OMC autorizó que México puede imponer a Estados Unidos represalias por 163.13 millones de dólares anuales por haber restringido con el etiquetado Dolphin Safe (delfín seguro) las importaciones de atún mexicano violando las normas internacionales.

Según las normas de la OMC, la sanción no es retroactiva y las represalias pueden ejercerse con alza de aranceles a las importaciones de productos originarios de Estados Unidos seleccionados con discrecionalidad, incluso con el mecanismo de carrusel, el cual permite rotar las mercancías involucradas.

La aplicación de la suspensión fue aprobada por un tribunal de la OMC, en un fallo inapelable, pero requiere la aprobación de la OMC, lo que según Baker es sólo un trámite rápido.

Ya Estados Unidos ha hecho algunos cambios en sus normas de etiquetado de atún, pero México ha argumentado que aun así la restricción permanece. Otro panel de la OMC resolverá sobre ello, aunque México ya puede aplicar las represalias.

La nueva regla de Estados Unidos, del 2016, se orientó a solucionar el problema extendiendo a los buques pesqueros que operan fuera del Océano Pacífico Oriental (OPO) dos requisitos que anteriormente sólo se aplicaban a los buques dentro de esa zona.

En términos generales, estos requisitos exigen que el capitán del buque certifique que ningún delfín resultó herido durante el viaje de pesca y que un observador de a bordo estará presente en determinadas circunstancias para certificar que el atún fue capturado de manera segura para los delfines. Tanto la regla original del atún como la versión enmendada del 2013 fueron criticadas durante todo el procedimiento de solución de diferencias como violaciones de las normas de la OMC porque imponían requisitos más estrictos a ciertos buques mexicanos que operaban en el OPO.

La resolución sobre ese segundo panel se espera para julio, de acuerdo con fuentes de la OMC. Si México aplica las represalias antes y la OMC determina que los ajustes de Estados Unidos son válidos, la suspensión de beneficios se deberá quitar.

[email protected]