México perdió un caso inversionista-Estado contra la empresa Lion Mexico Consolidated (LMC), a la que deberá pagar 47 millones de dólares.

La determinación se tomó este lunes por un tribunal internacional establecido conforme el Capítulo XI de lo que fuera el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el Reglamento del  Mecanismo Complementario del CIADI.

El tribunal concluyó que México incurrió en denegación de justicia por parte de tribunales locales y no proporcionó a LMC un trato justo y equitativo conforme al Artículo 1105 del TLCAN.

“El Gobierno de México lamenta la decisión del Tribunal Arbitral y analizará detenidamente  el contenido del laudo arbitral para determinar las acciones legales a su alcance”, dijo la Secretaría de Economía en un comunicado de prensa.

LMC inició este arbitraje en contra de México desde 2015. La reclamación de LMC surgió  con motivo de una sentencia emitida por el Juzgado Noveno de lo Mercantil del Estado  de Jalisco, el 27 de junio de 2012, que dio lugar a la cancelación de tres pagarés y tres hipotecas que existían en favor de LMC; a ésta le siguieron diversas acciones judiciales y penales. LMC señaló que la cancelación de los pagarés y las hipotecas que existían a su favor, así como todas las demás acciones presentaban irregularidades en su perjuicio y  alegó que dichas medidas constituían una violación por parte del Gobierno de México al TLCAN.

El Tribunal determinó que México había violado el TLCAN, derivado de las acciones del Poder Judicial, por lo que el Tribunal Arbitral condenó a México a pagar a favor del inversionista 47 millones de dólares como indemnización por los daños, más el pago de una  parte proporcional de los costos del procedimiento.

La reclamación presentada inicialmente por LMC en contra de México rebasaba los 220 millones de dólares.

Sin embargo, México presentó objeciones de jurisdicción ante el Tribunal dado que los pagarés no son una inversión conforme al TLCAN. El Tribunal falló a favor de México en esas objeciones.

Adicionalmente, durante la fase de méritos, el Tribunal desestimó parte de las reclamaciones de daños presentadas por LMC, incluyendo la aplicación de un interés de 6 por ciento.