Ante la serie de amenazas y con un comercio administrado por el presidente Donald Trump, México no puede confiar en la recuperación económica de Estados Unidos ni mucho menos en la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) porque sería una apuesta de “alto riesgo”, consideró José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló que México enfrenta el mayor desafío de los últimos 25 años y que aún no se toca fondo: hasta abril, el ciclo de la industria mexicana ya alcanzó el nivel más bajo desde 1994. “Si el secretario de Hacienda y Crédito Público tiene razón y la economía nacional se contrajo 19% durante el cuarto mes del año, el país se encuentra en una espiral descendente no vista desde 1932”, mencionó el analista económico.

Ante tal panorama, el gobierno federal debe instrumentar medidas de política económica para atenuar los efectos de la recesión que enfrenta el sistema productivo nacional, ya que “en esta ocasión Estados Unidos no será el factor de reactivación productiva que evitó una mayor caída del PIB mexicano”, dijo el director de Estudios Económicos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

De acuerdo con José Luis de la Cruz, la economía estadounidense enfrenta una crisis, en la cual será difícil que México pueda respaldarse. El ciclo industrial de Estados Unidos se encuentra en el nivel más bajo del último medio siglo; y lo mismo ocurre para el caso particular de las manufacturas. Además de que la política interna de Trump busca atraer las manufacturas que se fueron a China.

Durante los últimos 50 años el sector industrial de Estados Unidos ha tardado, en promedio, entre tres y cuatro años para recuperarse.

kg