La generación solar distribuida, mediante techos solares, alcanzó los primeros 100,000 contratos de interconexión en México, lo cual representa un crecimiento de 117% en el primer semestre del año, informó la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex).

La competitividad de esta tecnología solar se sustenta en la reducción de costos de instalación y el vasto recurso solar en 85% del territorio nacional, lo que ha permitido generar ahorros que pueden ser hasta del 95% en las tarifas eléctricas y que beneficia directamente a hogares, empresas e industrias.

El presidente de Asolmex, Héctor Olea, indicó que la capacidad instalada en techos solares alcanzó los 817 megawatts en julio de 2019, que ya representa el 1% de la capacidad nacional, cuando hace tres años era de prácticamente cero.

“Esto habla de un crecimiento sostenido de la generación solar distribuida, la cual se consolida como una de las tecnologías más competitivas en México”, dijo el presidente de Asolmex.

En este contexto, el estudio Iniciativa de Generación Solar Distribuida, elaborado por PwC, señala que la instalación de techos solares a 2024 prevé diversos beneficios económicos, ambientales y sociales, entre los que sobresalen: inversiones por más de 150,000 millones de pesos, reducción de 27 millones de toneladas de CO2, y disminución de 27,000 millones de litros de agua, lo suficiente para darle de beber a un millón de personas durante toda su vida.

Por su parte, el Análisis costo-beneficio de la Generación Solar Distribuida en México, elaborado por GIZ, arroja que la instalación de paneles solares en techos ha generado inversiones directas por 1,300 millones de dólares y 9,258 empleos en toda la cadena de valor.

Los techos solares se encuentran repartidos de la siguiente manera:

  • 75% en hogares.
  • 20% en comercios.
  • 5% en industrias.

Las principales entidades del país que albergan estas instalaciones son Jalisco (17,097), Nuevo León (11,045), Ciudad de México (7,376), Chihuahua (5,823) y Estado de México (4,380), entre otros.

Finalmente, y de acuerdo con información de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), de continuar la tendencia de crecimiento actual, se prevé que para 2023 haya 650,000 contratos de interconexión a nivel nacional, con una capacidad estimada en 4,121 megawatts, “lo que contribuiría a mejorar la soberanía energética del país y la competitividad del suministro eléctrico”, finalizó Olea.

[email protected]