México bajó de la posición 12 a la 13 entre los mayores destinos de Inversión Extranjera Directa (IED), de acuerdo con datos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por su sigla en inglés).

En la clasificación se consideró una captación de IED por parte de México de 32,000 millones de dólares en los últimos dos años.

Según las cifras más actualizadas por la Secretaría de Economía, México captó flujos de IED por 32,915 millones de dólares en el 2017 y 32,694 millones de dólares en el 2018.

Estados Unidos encabezó este indicador a nivel mundial, con inversiones por 252,000 millones de dólares, una baja interanual de 9 por ciento. En la segunda posición se ubicó China, con 139,000 millones de dólares, un aumento de 3.7 por ciento.

Luego quedaron, en orden descendiente: Hong Kong (116,000 millones), Singapur (78 millones), Países Bajos (70 millones), Reino Unido (64 millones) y Brasil (61 millones).

En cuanto a México, el sector manufacturero absorbió casi la mitad de las entradas de IED (49%) con 15,500 millones de dólares, equivalente a un crecimiento de 16 por ciento. La IED para la industria de servicios públicos se cuadruplicó a más de 4,000 millones.

Otras industrias que registraron aumentos en México fueron la minería (38% a 1,400 millones) y las TIC (96% a 1,200 millones), mientras que los flujos hacia el resto de la economía disminuyeron.

Las inversiones de Estados Unidos, el principal inversor en el país, que representan 39% de los flujos, disminuyeron en alrededor del 12 por ciento.

Sin embargo, indicó la UNCTAD, la disminución no se debió a la repatriación esperada de las ganancias retenidas, sino a menores entradas de capital y préstamos entre compañías. Para el 2019, añadió, las entradas de IED podrían contraerse, principalmente por las incertidumbres relacionadas con la política interna.

Sobre ello, expuso que la nueva administración está considerando un número de reversiones de políticas, incluyendo la cancelación del programa Zonas Económicas Especiales lanzado en el 2016 y la interrupción de la apertura de la industria petrolera a los inversores extranjeros.

Inversiones regionales

El flujo de IED hacia América Latina y el Caribe se redujo 6% en el 2018, a 147,000 millones de dólares, al no mantener el impulso después de que el aumento del 2017 detuviera una larga caída.

“Mirando hacia el futuro, hay numerosos factores positivos para atraer inversionistas. Los recursos naturales, la infraestructura y los bienes de consumo deben seguir atrayendo a inversionistas extranjeros”, dijo el director de inversiones y empresas de la UNCTAD, James Zhan. Por su parte, los flujos a Sudamérica se redujeron en 6%, a 101,000 millones de dólares, debido a una menor inversión en Brasil y Colombia. La desafiante situación económica en Brasil y una fuerte caída en los acuerdos de fusiones y adquisiciones, desde niveles récord en el 2017, llevaron a una caída de 9% de los flujos hacia el país, hasta 61,000 millones.

[email protected]