Medellín, Colombia.- Lejos de preocuparles la competencia que supondrá la apertura comercial de Colombia por los Tratados de Libre Comercio que tiene este país con Estados Unidos y la Unión Europea, representantes de algunas de las empresas textiles mexicanas que participaron en Colombiatex 2013 consideraron que los nuevos acuerdos podrían traerles beneficios en materia de exportación y apertura de mercados.

Las buenas expectativas de los representantes de BBJ, Carolina Protect, Hilos Omega, Giotex, Turbo Yarn, Global Denim y Corduroy por hacer negocios en Colombia se basan en la calidad de los productos e insumos mexicanos, servicio, idioma, tiempo de respuesta y en la ventaja que representa la cercanía en barco para transportar las mercancías.

Todos los mercados que los colombianos ganen, nos favorecen , aseguró Gerardo Rodríguez, gerente comercial de Giotex, empresa establecida en Yucatán que produce hilos reciclados especialmente para la fabricación de calcetines. Para el directivo, que los colombianos usen insumos mexicanos, como los hilos que producen, sería como si usaran una materia prima local, al exportar un producto que llegó sin aranceles .

En el mismo sentido, Fernando Junquera, director de Cierres y Accesorios BBJ, empresa de Toluca, Estado de México, consideró que los tratados de libre comercio de Colombia, incluido el que tiene con México, benefician a los productores de la industria textil que ya hacen negocios en este país. Aunque nosotros tenemos tratado con Colombia, al contar México con un TLC con Estados Unidos, en el mercado estadounidense se toma como una integración del tratado comercial .

En el caso de la empresa especializada en cierres, sigue creciendo en Colombia, donde planea duplicar las ventas en los próximos dos años. Junquera estimó que con la integración de Nicaragua, Honduras, Guatemala y Brasil en su portafolio de mercados en los próximos meses, podría duplicar el total de las exportaciones de la compañía en los próximos dos años.

EN CRECIMIENTO

Carolina Protect, división especializada en textiles de protección de Grupo Carolina, ha participado desde hace 10 años en Colombiatex. Ahora, con la apertura comercial del país sudamericano, las nuevas regulaciones y los elevados estándares de seguridad que han establecido las empresas públicas colombianas y las extranjeras que han llegado al país, la empresa mexicana con 165 años de historia espera un crecimiento de entre 40 y 50% en el negocio en este país, aseguró Arturo Aguilar, director comercial de Nuevos Negocios del grupo.

Este crecimiento se vería impulsado por sus telas ignífugas, CaroDry y de alta visibilidad que ya utilizan compañías como Pemex, CFE, Pretroperú y Ecopetrol.

Omega Hilos, a cargo de Marina Sampietro, también ve oportunidades en el mercado colombiano. Queremos lograr una buena distribución en el país y aprovechar que las colombianas tienen muy buen gusto. Hay mucha oportunidad en este país, ya que el mercado mexicano está saturado por importaciones asiáticas de muy bajo costo , comentó la empresaria.

Alfonso Juan Ayub, director general de TurboYarn, destacó las ventajas que supone para los empresarios textiles colombianos trabajar con los mexicanos: una de las ventajas entre México y Colombia es el idioma, al igual que la cultura y el horario. Con una menor distancia para la entrega de insumos, las empresas colombianas utilizan menos capital de trabajo, lo que se traduce en una mejor operación y mayores ganancias .

EN BUSCA DE OPORTUNIDADES

El mercado de la mezclilla es uno de los más especializados en Colombia y, como tal, tiene un perfil más sofisticado y exigente, que no se rige principalmente por el precio. Esta situación genera oportunidades de negocios para empresas que ofrezcan productos premium.

Por ello, Corduroy, compañía establecida en el Estado de México desde hace 60 años, debutó en Colombiatex 2013 para entrar al país y de ahí al resto del mercado sudamericano. Corduroy ofrece telas premium en mezclilla y gabardina, así como diseños italianos , explicó Juan Manuel Villa, representante en Colombia de Corduroy, quien estimó que en el primer semestre puedan encontrar un distribuidor textil y participar en el mercado de volumen.

En el caso de la compañía poblana Global Denim, participaron en Colombiatex para abrirse camino en el mercado colombiano, puerta de entrada para América Latina. Esperan comenzar a vender sus productos en el segundo semestre del 2013, toda vez que ya están en negociaciones con dos distribuidores locales.

rene.pina@eleconomista.mx

klm