El mercado mayorista de corto plazo de energía eléctrica en México arrancó con el intercambio de sólo 0.014% de la generación de Baja California el miércoles pasado, y únicamente 0.008% de la del resto de la República de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para el sistema interconectado nacional que arranca este viernes, además de un solo participante: la misma CFE, todavía integrada, tanto en el rol de generador como en el de suministrador representante de sus usuarios calificados.

De acuerdo con la subsecretaría de Electricidad, se esperaba lograr al menos 2% de la generación nacional en este mercado. Nemorio González, gerente de Operación del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), detalló que para el sistema asilado de Baja California se recibieron ofertas de compra y venta de energía por 1,300 megawatts hora el primer día del mercado, mientras que para el sistema interconectado nacional arranca las ofertas de compra anticipadas emitidas fueron por 38,000 megawatts hora.

Para la generación, en Baja California sólo realizó ofertas de venta la CFE, mientras que Grupo Fénix, conformado por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) con plantas generadoras en el Estado de México y Puebla , además de dos autoabastecedores ubicados en el Bajío, se inscribieron para generar en el sistema interconectado nacional, pero no inscribieron ofertas previas al día de arranque del mercado nacional.

Por el lado del suministro, aunque ya hay suministradores calificados, como Energía Buenavista, sólo la CFE realizó solicitudes de demanda en representación de sus clientes dentro del mercado mayorista.

CFE participa en el mercado ?sin dividirse aún

A lo anterior, se suma que la CFE no cuenta todavía con empresas separadas, ya que las cuatro generadoras en que se dividirá serán creadas hasta marzo, mientras que otras seis empresas de comercialización, suministro, transmisión y distribución comenzarán a operar hasta junio.

El mercado mayorista fue diseñado en la reforma energética para el intercambio de grandes volúmenes de energía, entre generadores de más de 0.5 megawatts hora y usuarios calificados con consumos superiores a 3 megawatts hora eléctricos, requisito de volumen que bajará a 2 megawatts hora un año después y a 1 megawatt hora en el siguiente año, al margen del suministro básico que seguirá ofreciendo la CFE para más de 60% de los consumidores.

Es difícil transmitir a los usuarios finales tanto el concepto como los beneficios del mercado; es una tarea de años y consiste en dejar claro, como se está haciendo, que la generación más barata es la que se usa primero, por lo que los generadores pueden competir con eficiencias en un esquema abierto , dijo William W. Hogan, profesor Raymond Plank de Política Energética Global de Harvard, en el Mexico Energy 2016.

La Secretaría de Energía tiene la expectativa que para el primer semestre del año se llegue a 10 generadores participatnes entre los existentes que migren del esquema de autoabasto, y al concluir el 2016 estiman que habrá cerca de 10 suministradores, para finalizar el 2017 con cerca de 30 generadores con nuevas inversiones.

Operará 14 hidroeléctricas

Grupo Fénix renace de las cenizas del SME

A decir de la Subsecretaría de Electricidad, el único generador que competirá con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el inicio del mercado mayorista de energía de corto plazo es Grupo Fénix, sociedad formada por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y la portuguesa Mota-Engil, que operará plantas eléctricas en desuso, ubicadas en el centro del país.

La sociedad operará 14 plantas hidroeléctricas y cuatro centrales de ciclo combinado que pertenecieron a la extinta Luz y Fuerza del Centro (LyFC).

La dirección de Grupo Fénix aseguró recientemente que en los próximos tres años invertirán más de 5,000 millones de pesos en la rehabilitación de esta infraestructura para aumentar de 250 a 400 megawatts su capacidad.

Además, prevén una inyección de 800 millones de dólares en la construcción de una nueva planta de ciclo combinado con capacidad de 900 megawatts en el terreno de la antigua central termoeléctrica Jorge Luque, en el Estado de México.

El periodo de explotación de las plantas de la sociedad es de 30 años, a cambio de que el SME renuncie al pasivo laboral de los trabajadores que no recibieron indemnización equivalente a 80,000 millones de pesos. Para echar a andar las plantas, se formó una sociedad en la que finalmente el Estado seguirá siendo el dueño de los activos.

Mota-Engil tendrá 51% de las acciones de esta nueva sociedad y el resto de los títulos serán propiedad de LF Centro, cooperativa que representa a los más de 14,500 trabajadores que no aceptaron su liquidación tras la extinción de LFyC en el 2009.

[email protected]