El Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Index) estimó que la producción de su sector registrará un crecimiento interanual de hasta 5% en el 2014, impulsado por una mejoría en la economía de Estados Unidos.

Según sus cálculos, la reforma fiscal tendrá impactos minimizados , dado que entre 60 y 70% de las maquiladoras podrá deducir en el extranjero el ISR pagado en México y unos 4,000 de los 6,149 establecimientos podrían obtener una certificación para no pagar IVA en importaciones temporales.

La reforma no debe ser razón para que ninguna empresa cierre sus operaciones en México , comentó Emilio Cadena, presidente del Index, luego de resaltar una serie de compensaciones obtenidas por el cabildeo ante legisladores y en un decreto federal, entre ellas la certificación.

Cadena detalló que la industria estadounidense crecería entre 3 y 3.4% en el 2014, pero que la de México lo haría entre 1 y 1.5 puntos porcentuales encima de esas tasas, por la alta correlación bilateral del sector y los menores costos en la manufactura del lado mexicano.

Quizá el impacto más importante en la industria será por la eliminación, como una actividad exenta, de la importación temporal de bienes al país , afirmó la consultoría KPMG en un reporte.

La reforma incluye la eliminación de la exención en la importación temporal de bienes por las empresas con programas de la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (Immex), así como en la importación para introducción a depósito fiscal automotriz y en la internación de bienes bajo el régimen de recinto fiscalizado estratégico.

Con la eliminación de la exención, las empresas deberán pagar el IVA en la importación y acreditarlo, para posteriormente recuperarlo vía devolución o compensación contra otros impuestos federales. Sin embargo, también se aprobaron dos opciones para que el IVA causado no sea pagado: obtener una certificación sobre un adecuado control de las operaciones (da derecho a un crédito por el equivalente a 100% del IVA) y garantizar el interés fiscal mediante una fianza otorgada por institución autorizada.

Con la reforma fiscal, la tasa del ISR pasó de un equivalente de 17.5 a 30 por ciento. En la atracción de inversiones, Cadena dijo que México compite en el sector manufacturero con Estados Unidos, donde se pagan más impuestos empresariales y menores costos energéticos.

rmorales@eleconomista.com.mx