Para la explotación del shale gas del país se requiere una normativa distinta a la actual en términos ambientales, en aspectos como regulación de la tierra, agua, residuos y externalidades, aseguró Rodolfo Lacy, subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En el foro Diálogo nacional sobre crecimiento verde inclusivo , organizado por el Instituto Global para la Sostenibilidad del Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Arizona, detalló que para la explotación de los 681 billones de pies cúbicos con que cuenta el país como recursos prospectivos de gas de lutitas, se necesita una adaptación legislativa que no rompa con las actuales metas de que el gobierno se ha impuesto en términos ambientales.

Tenemos que modernizar y actualizar, para este tipo de nuevos desarrollos energéticos, instrumentos como el de impacto ambiental o de riesgo ambiental. Todas estas herramientas que el sector ambiental tiene las estamos modificando para que funcionen ahora que habrá más participantes , aseguró.

Según él, la explotación de este recurso se podrá realizar sin ningún riesgo, siempre y cuando se respeten las metas ambientales, particularmente en lo relativo a la fracturación hidráulica, para la cual se deberá utilizar la mejor tecnología posible, en la que se utilice menos agua, lo que implicará elegir a los mejores desarrolladores.

Rodolfo Lacy explicó las metas ambientales al 2018: pasar de cero a 189 cuencas acuíferas de reservas naturales; de 1.62 a 1.87 kilogramos por metro cuadrado de agua para distritos de riego; de 13 a 17% de superficie terrestre conservada; de 80,519 a 1 millón 116,500 hectáreas de tierra rehabilitada; de 70 a 83% de manejo integral de residuos, y de una pérdida de 5 a 4.5% del capital natural del país al año, a las cuales se deberá adaptar la legislación en hidrocarburos que se plantee en las leyes secundarias de la reforma energética.

RENOVABLES SIN DEFINICIONES: SENER

En el mismo marco, el director de Sustentabilidad Energética de la Secretaría de Energía (Sener), José María Valenzuela, dijo que con la ruta actual en renovables el país llegaría a una participación máxima de 20% de energías limpias (incluyendo todas las renovables, la gran hidroeléctrica y la nuclear) al 2018 y de 23%, al 2024, lejos de 35% planteado por el gobierno.

Los análisis nos muestran que podemos llegar a las metas que nos hemos establecido, pero no tenemos todavía una trayectoria definida, sabemos qué debemos hacer y cuánto podemos alcanzar, pero no sabemos cómo hacerlo y las definiciones de la reforma energética son precisamente para reducir la incertidumbre en este sentido.

Por otra parte, aseguró que será fundamental impulsar la investigación y el desarrollo científico en esta área, ya que el sector energético concentra 17% del gasto del país en ciencia y tecnología, pero de este 50% se destina al Instituto Mexicano del Petróleo y otro 25% a fondos sectoriales de la Sener para hidrocarburos, por lo que las renovables necesitan no sólo mayor participación de los recursos actuales, sino que haya más recursos para aprovechar.

[email protected]