La producción automotriz continúa en números rojos aún con las bajas bases del 2020, el año en que la pandemia de Covid-19 pegó más fuerte a la economía. En general el ensamble de autos en México cayó 20.2%, bajo las presiones ejercidas por todas las problemáticas en las cadenas globales de suministro.

JAC, Mercedes Benz y General Motors enfrentaron las caídas más pronunciadas en noviembre; su producción se redujo 96.5, 69.2 y 43.7% respectivamente.

La industria automotriz y otras industrias manufactureras se han visto afectadas de manera importante por esta escasez generalizada de componentes, este fenómeno representa una de las principales presiones para la recuperación económica mundial.