El mayor cambio que se ha dado durante la pandemia es un cambio de hábitos. Para Ricardo Olmo, director de la oficina local de Ualá, en México ya estaba todo listo para que ese cambio se diera en los próximos cinco a 10 años, pero la pandemia fungió como un factor de aceleración para esta transformación de la que todos hemos sido testigos.  

Olmo advirtió, durante la conferencia que mantuvieron Ualá y Tiendanube con motivo de su alianza, que aunque 53% de la población mexicana está fuera de los servicios financieros, 75% tiene un smartphone y de ellos la gran mayoría tiene una conexión a internet. Con estos ingredientes, México es el primer país en hispanoamérica que consume contenido por suscripción, por ejemplo a través de Netflix o de Spotify

“Lo que experimentamos fue un cambio de hábitos en aquellas personas que pasaron de consumir contenido por suscripción a hacer su primera compra en comercio electrónico después de haber obtenido su primera cuenta en minutos”, dijo Olmo, quien apuntó que de 2019 a 2020 se experimentó un aumento de 80% en el consumo a través de internet y de 37% sólo en el caso del Hot Sale 2021.  

De acuerdo con el directivo, del 2020 al 2021 hubo un crecimiento de 500% de las empresas que se integraron a esta ola de comercializar productos por internet. Esto además de suponer una salida a la crisis económica que provocó la pandemia, también implicó un cambio respecto a las necesidades de los negocios, que pasaron de requerir un local a un fulfillment center desde donde poder atender la demanda que generaron sus productos en línea.   

Para Juan Martín Vignart, director de Tiendanube en México, este cambio de hábito entre los consumidores también se consolidó a través de una relación más sofisticada y un contacto directo con aquellas marcas con las que ya tenían una relación y que lograron montarse a la ola de la digitalización.  

Vignart habla a propósito del modelo de Tiendanube, una plataforma que busca ofrecer todas las herramientas tecnológicas necesarias, tanto de ventas, como de medios de pago y logística para que una marca pueda iniciar su tienda digital. Shopify, la brasileña VTEX e incluso el segmento de tiendas de Mercado Libre están entre los competidores de Tiendanube, que con la pandemia ha triplicado el número de transacciones que tenían las marcas que están dentro de la plataforma. 

“Hoy en día, con niveles de movilidad que están cercanos a aquellos prepandemia, vemos que la venta en línea por tiendas se está manteniendo. México es ahora un ecosistema de ecommerce que se profesionalizó y al que se sumaron muchos jugadores tanto en las herramientas de compra, como de logística”, dijo Vignart.

El acceso a medios de pago también forman parte de este ecosistema de comercio electrónico que ha evolucionado de forma acelerada. Por eso Ricardo Olmo no olvida apuntar que 70% de los usuarios de la aplicación de Ualá se encuentra fuera de la Ciudad de México y del Estado de México, en estados como Tlaxcala y Campeche.   

En México, un gran porcentaje de la población se encuentra fuera del sistema financiero, pues 56% de las personas no tienen acceso a él, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera del Inegi y la CNBV. Sin embargo, el uso de teléfonos inteligentes se extiende a un porcentaje mayor, casi todos con conexión a internet. 

Por eso la oportunidad de Ualá en México es evidente: apenas en septiembre de 2020 comunicó su ingreso al país y al mes siguiente se planteó cerrar el año con 30,000 tarjetas colocadas. Para abril de este año la empresa ya tenía 100,000. En Argentina, con actividades durante tres años, cuenta con más de 2 millones y medio de tarjetahabientes.

La seguridad y la practicidad han sido sus cartas de presentación, pero sobre todo la eliminación de los costes de intermediación y las comisiones para pagar en efectivo aquellos productos que compran por internet. Además de que la combinación de diversos métodos de seguridad como la huella digital y las claves tradicionales, además de un portafolio amplio de pagos, retiros y transferencias con bonificaciones a los usuarios, regreso de las comisiones le han dado un crecimiento acelerado.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx

jose.rivera@eleconomista.mx