Al considerar que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales reconoció que el proyecto de Aeropuerto Internacional de Santa Lucía provocará aumento de contaminación atmosférica y daños inminentes en las comunidades, el juez décimo de Distrito en el Estado de México concedió una suspensión definitiva en contra de todos los efectos y consecuencias de la Autorización de Impacto Ambiental emitida por la Semarnat.

La resolución judicial es un recurso más obtenido mediante los juicios de amparo promovidos por el colectivo #NoMásDerroches, compuesto por organizaciones como Causa en Común; Centro de Estudios Políticos y Sociales; Comisión Mexicana de Derechos Humanos; Confederación Patronal de la República Mexicana; Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI); México Unido Contra la Delincuencia y Observatorio Nacional Ciudadano, entre otras.

“Con esta nueva medida cautelar obtenida por #NoMásDerroches, el inicio de la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía tendrá que esperar a que se emita sentencia definitiva en el juicio de amparo, pues prohíbe la ejecución de la Autorización de Impacto Ambiental hasta que el juez analice si cumple con los principios en materia ambiental y garantiza el derecho a un medio ambiente sano que protege nuestra Constitución”, explicó MCCI.

La finalidad de la suspensión es garantizar la protección del medio ambiente de las regiones afectadas por el proyecto aeroportuario y salvaguardar la integralidad del ecosistema. La resolución judicial comparte el criterio sostenido la semana pasada por el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Segundo Circuito al otorgar una suspensión provisional en contra de la Autorización de Impacto Ambiental.

La suspensión definitiva se otorgó debido a que la propia autorización de Semarnat reconoce que con la ejecución del proyecto de Santa Lucía se ocasionarán daños y afectaciones al ecosistema actual de las regiones que impactará la obra aeroportuaria.

El juez también indicó que la Autorización de Impacto Ambiental reconoce: la tala y poda de vegetación; el desplazamiento y reubicación de flora y fauna; inhibición en la filtración hídrica y, por ende, la disminución de captación de agua; aumento de contaminación atmosférica, debido al tránsito de vehículos aunado a la falta de infraestructura vial y, en general, daños inminentes de difícil reparación en perjuicio de las comunidades.

[email protected]