Monterrey, NL. El jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo Garza, afirmó que es posible crecer a 4% del Producto Interno Bruto (PIB), pero se necesita abrir el paraguas de la confianza. En este momento, el gobierno está corrigiendo los desbalances del pasado y una vez que se corrijan se verá el efecto multiplicador del gasto, “estamos ajustando para que no se nos pase la mano”.

“La inversión tiene que reactivarse, no dije un dato, el crecimiento del primer trimestre fue de 1.2% con respecto al trimestre del año anterior, hay un factor que nos está afectando 5 puntos, la caída muy fuerte en minería, que es petróleo, de 10 u 11 por ciento”, señaló Romo Garza, durante una conferencia que dictó en el Foro Internacional IMEF 2019.

Reiteró que esa inercia se heredó del pasado, por tanto si se desconcentra este dato el crecimiento hubiera sido de 1.7% del PIB.

En su opinión, la economía no está parada, pero también le afectó el freno en los permisos de construcción de la Ciudad de México.

Con proyectos como el Tren Maya y el Corredor Transístmico sería un beneficio a mediano plazo, representaría sembrar semillas para un crecimiento futuro, por ello la primera apuesta es llevar energía al sureste mexicano para industrializar la economía regional.

“Para llegar a 4% hay que incentivar al sur. El norte tiene que seguir adelante, el Bajío y el norte van muy bien, acabo de anunciar algunas inversiones importantes, para anunciar más, no le veo problema, lo que estamos haciendo es rescatar al sureste con proyectos no sólo del Tren Maya, o el istmo, también ayuda a adultos mayores, becas a los muchachos, reorientando el gasto para tanta gente olvidada, 50 millones de pobres”, remarcó, ante decenas de empresarios regiomontanos.

Romo Garza opinó que “es una obligación tener a Pemex como uno de los orgullos de México, no es opción”.

Apostar por generación de energía

Para que los proyectos del Tren Maya o el Corredor Transístmico tengan un impacto regional, el capital debe fluir tanto para construir la infraestructura, así como para apostarle a la generación y transmisión de la energía eléctrica y pavimentar las brechas y caminos, señaló Alejandro Raúl Blasco, director de Vinculación con Inversionistas de Banobras, comentó que se debe pensar en una estrategia de integración regional, pero no como lo hizo el expresidente Vicente Fox, que planteó el Plan Puebla-Panamá a seis años.

Recordó que hubo empresas de Nuevo León que apostaron por la región sur sureste, con el Plan Puebla-Panamá; sin embargo, no se le dio continuidad al proyecto.