En los últimos siete años los precios del alimento para ganado bovino aumentaron 75% en México; en cambio, el precio pagado a los productores rurales de leche sólo aumentó 55%, de acuerdo con datos del Banco de Información Económica.

En este sentido, los pequeños productores han sufrido la incapacidad del país para abastecer la demanda de leche, la compra del líquido en el extranjero, la disminución en los precios internacionales de la leche y la alta productividad de Estados Unidos, principal origen de las importaciones mexicanas; aspectos que han inferido de forma directa en el precio pagado a los productores rurales de leche.

De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec), en el 2010 México sólo produjo 72% de la leche que consumió (10,700 millones de litros), en tanto que 28% restante lo compró en el extranjero (4,185 millones de litros), en particular de Estados Unidos y Nueva Zelanda, de donde provino 83% de las importaciones.

En cuanto a la disminución de los precios internacionales, cabe destacar que del 2007 al 2010 el precio promedio de productos lácteos en Estados Unidos disminuyó 30%, en tanto que los precios en Nueva Zelanda disminuyeron 26% en el mismo periodo, según datos de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa).

En este contexto, datos de la Sagarpa revelan que los productores no han podido mejorar su productividad en la última década, la cual ha sido de 1.7 toneladas de leche por cabeza anualmente.

En cambio, países como Estados Unidos y Japón han venido mejorando constantemente su nivel de productividad hasta alcanzar en la actualidad cerca de 9.5 toneladas de leche por cabeza al año, casi cinco veces más que México.

POCA ESPERAN

Aunado a lo anterior, la Canilec prevé que se seguirá necesitando importar leche complementaria a la producción nacional, a pesar de que se estima que la industria seguirá creciendo a una tasa promedio anual de 1.7%, hasta llegar a producir 14,200 millones de litros de leche fresca en el 2025 para abastecer un mercado de 18,200 millones de litros, con lo cual las importaciones para satisfacer la demanda se reducirán de 28 a 22 por ciento.

[email protected]