La intensificación de las inspecciones laborales, en el marco de la emergencia por el Covid-19 —600 en 11 días— han ocasionado incertidumbre en diversos centros de trabajo, sobre todo porque hay cadenas que abastecen a sectores esenciales, quienes si pueden mantener sus operaciones con las medidas sanitarias que impuso el gobierno federal, y pueden ser sancionadas e incluso clausuradas.

Entrevistados por separado Fernando Yllanes, representan de la Comisión de Seguridad Social de Concamin, y Armando Guajardo, presidente de la Comisión Laboral de Coparmex, coincidieron en que la suspensión de actividades no prevé a quienes forman parte de la cadena de suministro, como podría ser el sector alimenticio "en donde se requieren latas o empaques; pero claro el Acuerdo que publicó la Secretaría de Salud no dice los empaques de, pero es una cosa de lógica elemental, ¿no?".

Hasta la fecha no existe, por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, algún documento que brinde detalle de cuáles empresas deben continuar con sus operaciones, y lo primero que "debieron ser es más explícitos, si tú lo ves en otros países o aquí en la Ciudad de México sacaron un listado de empresas y actividades que son complementarias de las anteriores que se les consideran esenciales, otra vez es un tema de certeza y aquí en este acuerdo está totalmente oscuro, bueno está claro las que son esenciales, pero las otras como la proveeduría de valor no lo están", expuso Fernando Yllanes.

En ese sentido, comentaron que sí debería de haber alguna instancia o algún acuerdo complementario que aclare todo; "de entrada la Secretaría de Trabajo, con las inspecciones federales no va y te inspecciona y ya, pero pasa el reporte a la Secretaría de Salud y esta misma pues sí tiene facultades para clausurar o para ordenar la suspensión de las actividades", agregó Armando Guajardo.

Cabe recordar que el pasado 14 de abril, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, advirtió sobre el proceso de inspección que se llevaría a cabo para dar vista a las autoridades, tanto sanitarias como al Ministerio Público, para que se inicie un proceso de sanción, incluso se realice la clausura, para aquellas empresas que no paren sus actividades y sean consideradas como no esenciales.