A diferencia de años anteriores, la economía informal no será la válvula de escape para los mexicanos que han perdido su empleo durante la pandemia por Covid-19, por lo que urge un acuerdo nacional que de directriz a las inversiones y se eviten que los efectos negativos de la recesión -que no ha terminado- se extiendan más allá del 2020, advirtió José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC).

Elevar la inversión productiva, pública y privada, es fundamental para construir un ciclo positivo en favor del desarrollo de México. Sin más inversión no hay posibilidad de lograrlo, sentenció.

“La economía mexicana deberá incrementar sus niveles de inversión productiva para poder revertir la precarización de su mercado laboral. La necesidad de hacerlo se deriva de un hecho: el desarrollo social y económico del país depende de la salud de su mercado laboral. Sin empleo formal bien remunerado no se puede construir un Estado de Bienestar”, comentó.

En su análisis titulado Inversión productiva: antídoto para la precarización del mercado laboral para los mexicanos que han perdido su fuente de ingreso económico, el directivo del IDIC explicó que debido a la carencia de información sobre el número de personas ocupadas por nivel de salario y acceso a los servicios de seguridad social durante el segundo y tercer trimestre del año, y considerando la precarización en el mercado laboral en el primer trimestre del año, “uno de los desafíos más relevantes para México será el de generar una estrategia de crecimiento económico basado en mayor inversión que permita crear empleo formal bien remunerado”.

De la Cruz consideró la necesidad de acuerdo nacional que de directriz a las inversiones que son estratégicas, particularmente ante un entorno que se ha modificado sustancialmente: desde el cambio en el gobierno de Estados Unidos, el avance de la segunda ola de Covid-19 y el inicio del T-MEC (con sus nuevas reglas) inciden sobre una economía mexicana que requiere de más inversión para enfrentar el desafío exitosamente.

“La inversión es pertinente para evitar que los efectos negativos de una recesión, que no ha terminado, se extiendan más allá del 2020 y que causen un daño estructural sobre el mercado laboral nacional”, detalló.

rrg