El sector industrial de México cerrará el año con un magro comportamiento al no registrar crecimiento, mientras que el 2017 será aún más complicado: con desaceleración en sectores productivos; freno de inversión, menor generación de empleos y caída en exportaciones. Esto sin considerar el efecto de las amenazas de Trump.

Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) dijo que el sector fabril difícilmente podrá crecer el próximo año, al registrar baja de 1%, menor dinamismo que el registrado en el 2013, aunque superior al 2009, cuando la industria cayó 6 por ciento.

No vemos un año bueno en inversión por los incrementos en costos al productor y la reducción de las exportaciones. No esperamos que crezca la Industria, por lo que pedimos apoyos para incentivar al mercado interno , afirmó en conferencia de prensa.

El dirigente de los industriales adelantó que se pidió al gobierno federal implementar un programa de financiamiento para las pequeñas y medianas empresas cercano a los 100,000 millones de pesos para soportar los riesgos externos e internos.

México enfrenta un panorama externo incierto y un escenario nacional difícil y complicado en la transición al 2017. Mientras en el ámbito interno dominan los contrastes, en el ambiente mundial resurge el proteccionismo; los capitales financieros emigran hacia activos más seguros generando tensión en los mercados cambiarios de las economías emergentes, cuyas monedas se debilitan frente al dólar , resumió Herrera Vega.

Cerraremos el 2016 con un lento crecimiento de la actividad económica, explicó, con el segundo retroceso en la producción industrial en lo que va del sexenio, insuficiente generación de fuentes de trabajo y crecientes presiones en los costos del sector industrial.

Refirió que la minería, que acumula caída de 6%, ha sido el sector que ha arrastrado al resto de sectores como el químico, metalmecánica, entre otros relacionados con la manufactura.

Lo anterior, comentó el líder de los industriales, llevará a una baja de las exportaciones de 2% para el 2017, sin contar el efecto Trump.

Al respecto, el presidente de la Concamin se pronunció por una mayor participación de la banca de desarrollo, a fin de que salga a apoyar a la industria para contener el impacto de mayor tasas de interés y que las Pymes puedan acceder a financiamiento competitivo.

México tiene solidez macroeconómica, pero no cuenta con un blindaje productivo que lleve a la industria a crecer y desarrollarse. El tipo de cambio podría representar una oportunidad para repuntar el mercado interno , aseveró.

La Concamin proyectó un crecimiento económico de la economía nacional de entre 1.3 y 1.8% para el 2017.

lgonzalez@eleconomista.mx