Ante los fenómenos de corrupción presentados en los procesos de demanda laboral, Ramón Montaño Cuadra, presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal, se comprometió con los industriales a abatir el rezago de los asuntos y erradicar las anomalías.

Al reunirse el funcionario local con Salomón Presburger, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) instó al gremio empresarial a no contribuir con la corrupción, a través de sus abogados, que ofrecen dinero a los empleados de la Junta.

El líder de los industriales dijo que es indispensable que los representantes del trabajo, capital y gobierno tengan la misma jerarquía para tomar decisiones.

En el marco de la reunión privada, los industriales demandaron se solicite la identificación a los actores de los juicios, así como crear un archivo de Poderes para agilizar el procedimiento de acreditación de personalidad.

De acuerdo con información de la Junta de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal, el reporte a marzo del 2010 fue de 71,560 expedientes en trámite (entre ellos huelgas, conflictos colectivos y juntas especiales); 3,023 demandas recibidas y 2,768 juicios terminados.

El presidente de la Concamin expresó su preocupación por la corrupción en la Junta, ya que merma a las pequeñas y medianas empresas de la capital, al inhibir el curso legal.