La industria panificadora del país analiza promover juicios de amparo contra el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), pues asegura que su aplicación les significó una caída de 15% en el consumo de sus productos.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora y Similares de México (Canainpa), Erick Navarrete Aguilar, dijo que ese gravamen a la bizcochería generó una caída alarmante en el consumo entre de la población de bajos recursos, toda vez que este alimento forma parte de su dieta y canasta básica.

Además, aseguró, la falta de liquidez de nuestros clientes se traducirá en cierres y despidos de trabajadores, cuya plantilla es actualmente de 400,000 panaderos y empleados .

Afirmó que el gravamen de 8.0% al pan causó efectos negativos al sector, entre ellos el mayor comercio informal e ilegal, que no paga impuestos ni asegura a sus trabajadores y carece de calidad y control sanitario en sus productos.

Navarrete Aguilar refirió que existen alrededor de 35,000 panificadoras en la República Mexicana y calculamos un descenso en el consumo de al menos 15 por ciento .

El pan es parte fundamental de nuestra gastronomía y el IEPS daña la economía, propicia la inflación, acaba con empleos y con empresas, promueve el comercio informal y afecta el bolsillo de quienes menos tienen , por lo que esta industria podría recurrir al amparo y solicitar la exención del gravamen ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT), agregó.

mac