Impulsora de Desarrollo Integral (Idinsa) y Jaguar Ingenieros Constructores ganaron la semana pasada una nutrida y apresurada licitación pública nacional para construir un entronque de acceso a la zona militar del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) con una oferta económica de 556.3 millones de pesos.

El concurso, en el que mostraron interés más de 40 empresas, inició el primero de abril y el fallo se conoció 27 días después, a pesar de que algunas empresas, entre ellas las triunfadoras, pidieron mayor tiempo para entregar adecuadas propuestas técnicas y económicas, lo cual fue negado por el Centro SCT del Estado de México.

Como ejemplo, Idinsa solicitó 10 días más, Jaguar siete días y Constructora y Edificadora GIA + A dos semanas (la última decidió no entregar propuestas). El entronque forma parte de un paquete de tres vialidades relacionadas con la conectividad del nuevo aeropuerto que están a cargo del gobierno federal, bajo la dirección del Centro estatal.

Durante noviembre pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) solicitó la autorización de la manifestación de impacto ambiental, de las tres obras, lo cual ocurrió sin problema y por ello se pudo licitar, por el momento, el entronque.

“Además de atender las necesidades de movilidad, el proyecto se realizará aprovechando la infraestructura existente, respetando el medio ambiente, y aumentará la movilidad en la región norte del Valle de México. Además de que permitirá cubrir los requerimientos del plan maestro del AIFA”, concluyó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Nutrido concurso

Ante la escasez de obra pública, el entronque de acceso a la zona militar atrajo la atención de más de 40 empresas constructoras, de las cuales poco más de 32 decidieron agruparse para participar en el concurso que, debido a su carácter de prioritario, cuenta con presupuesto garantizado.

De las 18 propuestas que recibió el Centro SCT, la de menor costo fue la de Moncayo Cedillo, por 493.2 millones de pesos, y la más elevada fue presentada por la dupla Desarrollo y Construcciones Urbanas y Pavimentación Caminos y Compactaciones.

Entre las firmas que compitieron están: ICA, Coconal, GAMI Ingeniería e Instalación, Rubau, Vise, y Calzada Construcciones. Además, llamó la atención la “reaparición” de Tradeco Ingeniería, quien hizo alianza con Contratista General de América Latina.

La regiomontana Recsa, al igual que GIA, presentaron preguntas, aunque al final no llegaron a la última etapa de la licitación.

De acuerdo con el acta de fallo (firmada por la directora del Centro SCT México, Apolonia Martínez), el contrato se debió firmar el pasado viernes y, a pesar de que el concurso fue electrónico, no se dejó constancia de alguna inconformidad de los participantes.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx